LA FILOSOFÍA DE LO TRÁGICO y PARADÓJICO


b0043173_503ad65e7aea3

Los que hablan de verle a la vida “sólo lo positivo”, no es que sea una mala idea, sino que es una pobre filosofía porque genera una existencia basada en la parcialidad, en ver un sólo lado de las cosas y negar lo que no encaja en el dogma de lo “positivo”, “bueno”, “bonito”, algo que inevitablmente nos deja en desventaja y nos hace sufrir puesto que la muerte se identifica como “negativa”; y lo difícil, complejo, doloroso, decadente, incluyendo el lado dentado del universo y la sombra, se evade o niega porque se considera “malo” . Este pensamiento es el producto laico de la moral judeocristiana opuesto al pensamiento trágico; la negación obstinada de la naturaleza que se devora a sus propias criaturas para dar vida; de que hay que quebrar los huevos para hacer “huevos rancheros”, de que la semilla se transgrede para que surja la flor, de que la destrucción es el complemento dialéctico de la creación, de que matamos para vivir, de que el dolor y la sangre envuelven el nacimiento, de que la materia y la energía sólo se tranforman, de que la muerte es la semilla de donde nace la vida, porque la vida siempre comienza y la muerte nunca termina: el ouroborus de universos paralelos.

FUERZA CIUDADANA, cuando los medios corrompen los fines


Desktop24

La manera más directa de responder a la carta del presidente de la Asociación Política Fuerza Ciudadana, Carlos Atilano Peña, dirigida al periodista Benedicto Ruiz Vargas y a su servidor, es deconstruyendo dicho texto, dando una breve introducción política, y posteriormente respondiendo puntualmente.

¿Cuál es la ideología de Carlos Atilano Peña?

En la carta Carlos Atilano se autodenomina “social demócrata”, corriente que a nivel internacional ha sufrido gran descrédito por asumirse como “izquierda”, y en lo teórico abandonar el marxismo y en lo práctico ser incapaz de solucionar las crisis del Estado de bienestar, -punto medular de la agenda socialdemócrata-, algunos ejemplos de estos fracasos son: en Inglaterra, el Partido Laboralista de Tony Blair, y en España, el Partido Socialista Obrero Español de Zapatero, ambos aliados al imperialismo bélico de EEUU en la Guerra contra el terrorismo.

El problema con esta “desviación”, según Marx en la Crítica al programa de Gotha (1875), es que la socialdemocracia separa los modos de producción de los medios de distribución, y niega “la alianza entre el proletariado y el campesinado”, ¿acaso hemos escuchado alguna declaración por parte de Carlos Atilano referente a la lucha de los jornaleros de San Quintín? ¿Cuál es la postura de Atilano en relación al crimen de Estado cometido en Ayotzinapa?

En el contexto de la Primera Guerra Mundial (1914), Lenin llamó a la socialdemocracia “socialchovinismo” y “socialimperialismo” (socialistas de palabra, imperialistas de hecho), ya que los grandes partidos socialdemócratas europeos apoyaron la guerra. Por ello, “…las mismas bases económicas que explican su ascenso y el éxito relativo de la socialdemocracia, explican hoy su retroceso”, declara Alfredo Torrado en su ensayo La bancarrota de la socialdemocracia.

¿En qué consiste la “bancarrota”?

Si el neoliberalismo es la última vía de la burguesía para recuperar y monopolizar el poder y privatizar los recursos del planeta; la socialdemocracia al abusar de la estrategia de alianzas (pragmatismo político) se ha convertido en un “parásito” asociado a corrientes ajenas al marxismo como lo es el caso vergonzoso de Fuerza Ciudadana (Tijuana) con la democracia cristiana (PAN).

Históricamente, el pragmatismo político, -verdadera ideología de Atilano Peña-, implica que las consecuencias a largo plazo de sus alianzas son ignoradas en la tendencia a desentenderse de las realidades que no encajan en su corta visión de conveniencias coyunturales (Jorge Ramos).

Este modus operandi es el origen del fracaso de la socialdemocracia europea y mexicana: la traición así mismo al contribuir a desmantelar el Estado de Bienestar por asociarse al neoliberalismo, es decir, la socialdemocracia no ofrece mínimo progreso a sus propuestas debido a la crisis de sus socios: imperialismo, mercado, y narco-Estado-fallido.

Esta es la contradicción que Atilano Peña «no logra conceptualizar o escamotea», y nos deja con la interrogante de cómo pretende “…impulsar la Ley de Fomento Cooperativo para nuestro Estado que hemos presentado como iniciativa ciudadana y adicionalmente a mejor los salarios en todo el País”, aliado a corrientes que históricamente provienen del latifundio, explotación, conservadurismo, e injerencia de la religión en la política (PAN).

Hipotéticamente, si Fuerza Ciudadana lograra “subir el salario”, ¿cómo le haría para prevenir la inflación y el alza del costo de la vida sin subsidios estatales que finalmente llevarían a la bancarrota pública? -Esta paradoja económica/financiera ha sido la crux de toda socialdemocracia en países neocoloniales, y hasta ahora no ha habido solución, solo fracasos que dejan países hundidos y cuya crisis atrae gobiernos reaccionarios como sucedió en el Perú con el gobierno de Alan García Pérez cuya política de austeridad dio el triunfo a la administración de Alberto Fujimori.

Me atrevo a decir que Atilano Peña maneja una política de simulación sin estructura, sin propuesta viable para resolver las contradicciones de donde emana la injusticia social; y al aliarse a Jorge Ramos, Fuerza Ciudadana abraza la corrupción; el acaparamiento de terrenos y el endeudamiento más alto en la historia del Ayuntamiento de Tijuana, aparte de que Ramos es “investigado como protector del “ingeniero” y “el gordo” Villarreal, además, demandado por fraude y abuso de autoridad. Una fortuna estimada en más de 3.5 millones de dólares que no coincide con su estatus antes de ser funcionario de la CESPT y después alcalde…” declara Miguel Rojas Salazar en Expresión Libre (03/08/2011).

Respecto a la crítica que Atilano Peña lanza al anarquismo y el voto nulo, “Entiendo por otro lado que hay gente radical que quisiera verme impulsando el voto nulo, lo cual no haré pues el primero de los derechos que contempla nuestra Carta Magna es el Derecho al voto, no ejercitarlo es un error…”, el abogado no reconoce que está siendo juez y parte, es decir, se esconde en el derecho burgués, -andamio legal del narco-Estado-fallido-, encerrándose ideológicamente en el círculo vicioso del dogma liberal.

Respecto al abstencionismo, Atilano declara, “…los grandes cambios se han dado a través de la participación ciudadana y no del abstencionismo o anarquismo, EL QUE ANULA SE ANULA…”, aquí pareciera ignorar que el abstencionismo es “desobediencia civil”, corriente con raíces profundamente civiles entre pensadores como Henry David Thoreau (“El mejor gobierno es el que tiene que gobernar menos”) y Mahatma Gandhi, ambos lo practicaron con éxito. Para colmo, Atilano Peña asume que el proceso electoral mexicano no tiene una larga historia de fraudes que van desde lo humano, mecánico, mediático, financiero, y digital; y desinforma a la ciudadanía declarando que el abstencionismo “anula”, cuando en realidad el abstencionismo consciente es una elección racionalmente informada, legal, y metapolítica.

En otro pasaje dice el abogado, “…por ello prefiero equivocarme actuando que siendo pasivo o solamente haciendo críticas y señalamientos, desde la comodidad de nuestra computadora o de un artículo periodístico, de nada sirven los ideales si no se llevan a la práctica.” Atilano no reconoce el valor de la crítica, ni mucho menos la censura latente en sus palabras; México es el lugar donde más periodista desaparecen y los índices de mortalidad ocupan el octavo lugar en el mundo, agreguemos que la censura va en alza como demuestra el caso MVS-Aristegui.

Igualmente es preocupante el atraso informático de Atilano Peña, puesto que en un país en el que más del 50% de los ciudadanos no pasa los 30 años; el abogado desdeña la inteligencia colectiva de la redes y el activismo fuera de la política institucional que practica la juventud en franca decepción con los partidos, el sistema electoral, y la democracia representativa. Este activismo desde la sociedad civil, -obviamente no es la solución-, pero es auténtico y no el gatopardismo que ofrece Atilano Peña con su pragmatismo ambivalente.

Finalmente en otro pasaje declara el abogado, “Hemos sido como grupo decepcionados por personajes a quienes hemos apoyado, como el caso de Blasquez, a quien considerábamos progresista y no fue así”, con esta confesión comprueba su proceder incauto, es decir, -recibió una probada de su propia medicina-, y nos hace preguntar, ¿será por desconocimiento de la psicología humana? ¿inocente? ¿conveniente? ¿falta de bases ideológicas y filosóficas? ¿o sencillamente pragmatismo ambivalente?

*La socialdemocracia es una ideología política cuyo objetivo es el establecimiento del socialismo democrático a través de métodos reformistas y gradualistas. La historia ha demostrado que la socialdemocracia es gatopardismo ideológico, no es socialismo de palabra, ni capitalismo de acción.

TODO QUIEREN MONOPOLIO

EL PUEBLO EN LUCHA NO QUIERE PARTIDOS NI SINDICATOS


6a1

Los padres de los normalistas de Ayotzinapa y los estudiantes han rechazado los ofrecimientos de AMLO, “Nosotros le decimos al señor Obrador, que tenemos más de seis meses en el plantón; que a los jóvenes nos los arrebataron la noche del 26 de septiembre y hasta el momento no ha venido a solidarizarse con los estudiantes ni los padres de familia. […] Para nosotros eso no es novedoso, no vamos a creer en las palabras de ningún político; si Andrés Manuel López Obrador defiende las elecciones es porque él cree que esa es la vía para resolver los problemas, pero nosotros tenemos situaciones muy serias y seguimos en la lucha.” De la misma manera los jornaleros en huelga en San Quintín se deslindan de los partidos y de los sindicatos mexicanos. Y lo curioso es cómo la gente que se cree “progresista” y en “pro del cambio” se enardece cuando se promueve y defiende el “abstencionismo político”; piden todo tipo de pruebas y argumentos y atacan hasta el fanatismo, pero no logran reconocer que al seguir el camino oficial de las elecciones, se posicionan del lado equivocado de la historia; del lado del narco-Estado-fallido en vez del lado del pueblo que lucha y pide boicotear el pacto social con los gobernantes (las elecciones son el mecanismo mediante el cual se delega el poder ciudadano al Estado). Los eleccionistas, por así decirlo, argumentan que sin la participación ciudada en las elecciones “será imposible crear un gobierno y caeremos en el caos”, no obstante, los habitantes de Cherán, Michoacán, nombrarán a sus próximas autoridades sin partidos políticos, campañas, spots publicitarios, despensas, y sin credencial de elector y a “mano alzada”, -esto es lo que se llama “democracia directa”-. Los eleccionistas no logran comprender que la “democracia representativa” (candidatos, partidos, representantes, credenciales, INE) está en crisis y cada día son menos los que creen en los políticos (todos quieren el poder para apoderarse de todo lo que sea posible), y a pesar de sus diferencias ideológicas son una sóla “clase”, la partidocracia, en la que ningún partido entra al juego electoral sin pactar con el poder para recibir su presupuesto de campaña.

EL MAR ROJO MEXICANO


Obra de Moises

Ya hemos pasado el umbral de creer que “el trabajar en lo personal es primero”, los que no hicieron su tarea se verán rebasados porque las circunstancias sociales e históricas se avalanchan; los torniquetes de la economía y represión legalista y judicial se aprietan; se hace cada vez más difícil respirar con libertad; la calidad de la vida es derrotada por el costo de vivir; la competencia por sobrevivir secuestra a la sociedad al estado de guerra de todos contra todos, ¿Qué vas a hacer? ¿Les vas a decir a las masas, “Pónganse a barrer sus banquetas, limpien su colonia, les hace falta educación”? Todo esto que se mueve bajo el suelo de la historia nacional es la consecuencia de más de medio siglo de negligencia, corrupción, autoritarismo, abandono social, injusticia, explotación, censura, conservadurismo, tradicionalismo podrido. Las aguas revueltas se polarizan, se abren como el mar en el mito de Moisés, y de un lado quedan los que quieren que el sistema siga igual, que nada cambie, ponerle otra tapa a la olla de vapor; del otro, los muertos de hambre, los despojados, los condenados al infierno en vida; y en medio los que creen que el sistema tiene arreglo, los que niegan la evidencia de lo real, los que quieren tapar el sol con un dedo, los hipnotizados por la propaganda oficial, los que sueñan ser parte del cielo virtual de las pantallas, los que no pueden imaginar vida después del narco-Estado-fallido, los adictos a la globalización neoliberal, los que tienen miedo a forjar futuros alternos, los adictos a los partidos y a los candidatos, los que se han quedado sin imaginación política, los que no creen en la auto-organización, ni en su propio poder ciudadano y autogestivo. Cuando el mar se vuelva a cerrar espero que sepan nadar.

VOTAR ES NEGOCIAR CON NARCO-TERRORISTAS.


Sin título 1 Conforme avanza la cuenta regresiva a las elecciones la gente está siendo cada vez más lavada del cerebro; los argumentos que escucho a favor de votar son los mismo, pareciera que la campaña institucional fuera una grabación que hipnotiza y hace que los ciudadanos repitan como zombies: “Si no voto ayudo al PRI”, “Si no voto estoy derrotado”, “Los que no votan son perdedores”, y no se dan cuenta que en México nunca ha habido democracia, sencillamente porque no somos un “gobierno de la gente”, sino una república, un “gobierno de leyes” (que tampoco se respetan). Los argumentos de la gente hipnotizada por la campaña mediática asumen que el resto de los partidos son “buenos” o que votar por “el menos malo de los malos” es una buena elección, sin lograr reconocer que tácitamente están negando que existe una CRISIS DE REPRESENTACIÓN, una larga historia de FRAUDE EN EL INE; que el partidismo es una partidocracia; que la clase política es una gremio de depredadores y psicópatas; que los políticos se unen y se separan sin importar el partido o la ideología de acuerdo a sus intereses que siempre son los mismos: el poder. Esta es una postura cómoda, de víctima, de impotencia, de fe, puesto que rehúsa implementar la inteligencia y el razonamiento para responder a preguntas tan sencillas como, ¿Crees que alguien te representa en el congreso? ¿Crees en las promesas de campaña de políticos sedientos de poder? ¿Votas por culpa, votas por vergüenza, votas para sentirme bien, por ser un “ciudadano ejemplar”, por el qué dirán, por no sentirte sólo? Y si piensas en el pueblo, ¿Por qué no piensas en apoyar a los que piden no seguir la ruta de las elecciones, que son los que están poniendo su vida en la trinchera de la lucha de clases? -Si te dices “Soy progresista porque quiero un cambio”, ¿Por qué repites la misma jugada? ¿Por qué haces lo que los medios y su propaganda te dicen, y no lo que tu consciencia te dicta (las elecciones son una farsa)? -En toda democracia, el único voto que tiene un valor verdadero, -es el voto de consciencia-, entonces, ¿Cómo es que elegir no votar por consciencia política en un momento de crisis de representación y fraude electoral, es una “derrota”? No votar es desobediencia civil. No votar es disidencia. La disidencia en crisis representativa, es la forma más elevada de consciencia política. uyEL FUTURO ES NUESTRO PRESENTACION IABSTENCIONISMOABSTENCIONISMOuuABSTENCIONISMOmgi

ABSTENCIONISMO, FRAUDE DIGITAL, NARCO ESTADO FALLIDO, Y JAMES BOND


Foto de Gerardo Navarro Nemónico.

El boicot electoral es el principio de éxodo político de un pueblo que rechaza ser secuestrado por la partidocracia atrincherada detrás del narco-Estado-fallido. Los jornaleros rechazan los sindicatos, los normalistas rechazan los partidos, ¿Vas a confirmar el pacto social mediante el voto (x cualquier partido) con los psicópatas corruptos de la clase gobernante? ¿Vas a dejarte engañar creyendo que el abstencionismo consciente y activo “no logra nada y que le da el triunfo al PRI”? -Es importante expander el círculo conceptual para comprender que el proceso electoral en sí es un mecanismo manipulado, no sólo mediante la ley electoral (el triunfo se da con el 5% de la lista nominal que coincide con el voto duro de los partidos dominantes), sino por el software del PREP (Programa de Resultados Preliminares); las computadoras del IFE (hoy INE) en las que se contabilizaron los números provenientes de las casillas electorales en las elecciones federales de 2006, fueron diseñados por la compañía Hildebrando (asociada a familiares del ex-presidente Calderón, su cuñado Diego Hildebrando Zavala Gómez del Campo). En las elecciones de 2012, Anonymous (México) presuntamente hackeó las computadoras del IFE y exhibió los números (votos) del PRI que eran en realidad los números del PRD, es decir, automatizadamente, el software “volteó” los resultados (de antemano se sabía beneficiarían al PRD). En las elecciones federales de 2006, de acuerdo a las declaraciones del catedrático Jorge Alberto López Gallardo de la Universidad de Texas en El Paso, sucedió el mismo truco. Los números que aparecieron en las pantallas de contabilidad fueron “artificiales”, producto de manipulación matemática similar a la que hacen los contadores para hacer “cuadrar lo libros” de las empresas cuando son presentados al fisco. Sumando este antecedente a la corrupción, al Estado fallido, y el crimen de Estado; el boicot electoral es una protesta ciudadana contra la estafa electoral que es la “democracia representativa” (nadie te representa) y contra el sistema del proceso electoral pre-alterado para garantizar el triunfo a quien la clase política ya pactó para dirigir el programa neoliberal impuesto por los imperios financieros y económicos del Nuevo Orden Mundial, a través del Fondo Monetario Internacional, Iniciativa Mérida, la ONU, etc. Indudablemente el abstencionismo no soluciona el problema, ni las elecciones, ni los partidos, ni los medios lo pueden hacer; no obstante, el abstencionismo tiene la virtud de iniciar el éxodo ciudadano de las órbitas del poder para comenzar la auto-organización social sin partidos y sin sindicatos. Además, desnuda del aura de “legitimidad” con que se justifica el poder, algo que en la esfera internacional implicaría ser exhibido como la dictadura de la partidocracia y el narco-Estado-fallido. Quien no crea que la imagen de legitimidad es importante para el gobierno que se pregunte, ¿Por qué se invierten millones de pesos federales para sobornar a los productores de la nueva película de James Bond (agente 007) que en este momento se está rodando en la capital? ¿Qué implicaría para la economía turística y la inversión internacional, que México fuera exhibido en la pantalla grande como realmente es?

Foto de Gerardo Navarro Nemónico.
Foto de Gerardo Navarro Nemónico.
Foto de Gerardo Navarro Nemónico.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 479 seguidores