TEATRO DE LA MENTE: Magia después de la magia, cine antes del cine


“El interés del arte contemporáneo por la magia se refiere a la capacidad de enfrentarse a acontecimientos que pertenecen a diferentes lógicas y disciplinas. […] obtenemos una nueva perspectiva acerca de la organización del espacio social o de la existencia de zonas grises entre lo racional y lo irracional.”


Chuz Martínez, comisaria de arte

Nemónico: El futuro es un instante, es una obra escénica contemporánea, basada en -el show de la linterna mágica- de finales del siglo XIX, cuando no había cines ni centros comerciales y los teatros eran las casas culturales y -el show de magia- el rey del entretenimiento.

Antes del nacimiento de la industria cinematográfica (1905), y de la decadencia del espectáculo de ilusionismo, se popularizó el show de la linterna mágica, mezcla de conferencia audiovisual, teatro interactivo y magia. Tenía como herramienta principal el proyector de diapositivas, y fue algo así como la fusión del Discovery Channel, National Geographic, Kareoke y El Ilusionista.

Esta “extravaganza victoriana” basada en las proyecciones no duró mucho, pero demostró que el proyector era una “herramienta de poder mágico”. Desde su invento en 1650, los magos fueron los primeros en popularizar este artefacto lumínico y los efectos especiales en el cine y el teatro, son una especialidad que se desarrolló a partir de la magia escénica.

El fotomontage y el stop-motion, son técnicas cinematográficas desarrolladas por el mago George Méliès, que fundó su compañía escénica en el histórico teatro Robert-Houdin, padre de la magia moderna; donde produjo películas como el Viaje a la Luna (1902), basado en la novela de Julio Verne.

El concepto ecléctico del show de magia, permitió desarrollar el “ensamblaje mágico”; la mezcla de proyecciones de fantasmas, prestidigitación, autómatas, mentalismo, ilusiones como “la mujera araña” y breves películas documentales.

Con el advenimiento del cine y el Nickelodeon, el show de la linterna mágica fue relegado a ilustrar canciones cantadas entre el cambio de rollos y películas, de intermedio o como acto del show de Vaudeville y funciones educativas.

La magia sobrevivió al cine como “el encantamiento espectacular”, el poder del espectáculo para hacernos abandonar nuestra realidad y trascenderla, y volver al final normal y listos para continuar con nuestra rutina.

Hoy re-descubrimos que la modernidad y su “civilización del espectáculo”, están entrelazadas a la historia de la magia escénica y del proyector; y cuando se ve hacia el pasado en busca de significado para comprender “el vacío contemporáneo”, el espíritu de la linterna mágica y del show de ilusionismo, satisfacen esa necesidad, y reviven en el presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: