HERIBERTO YÉPEZ, el superhéroe se auto-sacrifica


“Cualquier error que usted cometa por ser audaz
se corregirá con facilidad mediante más audacia.”

Robert Greene.

Es sumamente aleccionador ver lo que ha sucedido después de las grillas y agitaciones que han envuelto a la administración del Centro Cultural Tijuana; y de las cuales el escritor académico Heriberto Yépez, resaltó como líder del fallido “golpe” por remover a Virgilio Muñoz del puesto de director.

Mi intención es la reflexión de lo sucedido alrededor de “la carta de intelectuales y artistas”, para que no caiga en amnesia esta experiencia ilustrativa, de la ineficiencia de lo que parecía una excelente estrategia -recolectar firmas en una carta pública-, y pensar ingenuamente que el sólo peso de los números y los nombres sería suficiente para transformar un hecho, que indudablemente dista de ser consecuencia de una práctica democrática.

Comencemos citando la confesión publicada en el blog HACHE, del agitador digital, Heriberto Yépez, donde se hace la víctima queriéndonos hacer sentir culpables con chantajes dignos de telenovela judeo-cristiana y sadomasoquista; al renunciar públicamente al Diplomado de Novela, que iniciaría este mes en el CECUT:“…aquí nadie me invitará a dar un curso similar —lo sé, a mucha gente en Tijuana les caigo mal, lo sé, ni qué hacer—”, “Ahora que ha sucedido todo esto, ya se imaginará lo que pienso de mi ilusa decisión. Creo que tengo que hacerle caso a mi amigo Pedro Beas: olvidarme por completo de TJ.”

http://hyepez.blogspot.com/index.html#5889070265620239162

¿Dónde quedó el leonino intelectual de hace unas semanas, el que despreció y ridiculizó soberbia y nacionalmente a Octavio Paz, Carlos Fuentes y Eduardo Galeano? ¿Dónde quedó el caché que aquilata su postura político-cultural, su literatura y su diplomado?

Yépez ya olvidó que en años pasados, en otro de sus artículos publicado en el suplemento cultural IDENTIDADES, abogaba en contra de la “heroicidad”, definiéndola como la psicopatología de la que se alimenta el narcotráfico. Pero ha quedado demostrado en tiempo real y a los tres niveles públicos, que la repugnancia yepeniana por el coraje desinteresado y la audacia que mueve al verdadero héroe, nace de la ausencia de estas virtudes en su persona. En cambio, ahora pretende ganar simpatía con declaraciones románticamente pueriles, y así el “gran estratega fronterizo” nos confiesa su ambivalencia ante los vientos del cambio:

“Diseñé el Diplomado Fronterizo de Novela en el 2008 y principios del 2009. Todo estaba listo ya cuando ocurrió la salida de Teresa Vicencio y ni me pasó por la mente que eso pudiera afectar nada. Ni siquiera lo pensé.”, “Designaron a Virgilio Muñoz y como sabrán quienes lean este blog o sigan el movimiento cultural tijuanense, me uní a las protestas. Lo más fácil para mí hubiera sido quedarme calladito, dar mi Diplomado, cobrar el dinero de las horas de coordinación y revisión de las novelas, hacerme amigo de las nuevas personas a cargo, tomarme la foto con ellos todo sonriente, hacer que este Diplomado se hiciese parte de sus méritos y, por ende, hacerme de su equipo y seguir trabajando con ellos. Pero eso no me pareció correcto. Me uní, repito, a las protestas, incluso me hice uno de los más activos promocionando la discusión, sabiendo que eso seguramente significaba dejar o perder el Diplomado.”

¿Acaso, no son estas las palabras de un devoto judeo-cristiano en camino al “patíbulo”? ¿Hay alguien que pueda creer en la sinceridad de su auto-sacrificio? ¿En realidad será necesaria otra “muerte social”, en Tijuana?

He ahí la falta de “héroe”, y las consecuencias de auto-extirparse el arquetipo ancestral que nos da fuerza en la derrota; “haciendo de tripas, corazón” y del miedo una fuerza implacable que nos mueve a resistir y a encontrar el camino hacia la victoria, aunque signifique la capitulación. Pero, ¿qué le puedo decir al Yépez posmoderno, yo, un mundano guerrero-sobreviviente y cuyos valores pertenecen al “viejo mundo” premoderno?

Estoy convencido que todo esta lagrimosa telenovela fronteriza pudo haberse prevenido, si el activismo se hubiera comprendido cabalmente como un combate de mente a mente, y no con la soberbia de quien se cree más fuerte y tiene los pies en el barro, y la cabeza mareada en las alturas académicas.

La enseñanza: Hay un mundo llano y testarudo como roca, sobre el que todos los vivos estamos parados. Es hora de cuestionarnos la profundidad de nuestro compromiso al desencadenar el combate político con la frivolidad de una simulación light. Y no hablo de utopismos románticos, “terceras” o “cuartas” vías, sino de la información clave, como la psicología y la filosofía del poder; la estrategia-táctica del juego y el combate; y la diferencia entre los principios por los que luchamos, y los principios de nuestra lucha.

Quien no sabe jugar ajedrez, póker o cualquier juego de habilidad y estrategia, debería abstenerse de iniciar una agitación política como la que encabezó Heriberto Yépez, salvo que desee verse en su misma situación: Auto-sacrificándose en el anacronismo abstracto y solipsista:

“Rechacé como diez invitaciones, entre ellas una a Brasil y otra al Instituto Cervantes en París. (Con lo que me iban a pagar en París hubiese hecho en unas pocas horas lo que aquí iba a ganar en cuarenta). Pero, según yo, era importante ya echar a andar espacio-tiempos de enseñanza técnica de la escritura contemporánea en Tijuana.”

Las dudas y la victimización se trasmite en toda la filosofía yepeniana -que ni a él mismo- lo consuela en momentos tan difíciles. Y si el lector recuerda mi epígrafe, ahora podrá comprender su motivo: Cuando te veas atrapado en el juego, la mejor jugada es meterte más adentro. Queda evidente que Heriberto Yépez -no sabe jugar- y sigue apostando por salvar su herido orgullo con el “auto-sacrificio”.

Gerardo Navarro, Nemónico

 

____________________________________________________________________

2012, LA APUESTA DEL MILENIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: