AGRAMATICAL: El grado cero de la letra


cerebro_010308

“La cárcel perfecta es aquella en la que no sabes que estás dentro de una cárcel”
William Burroughs

“La vida de los signos en el seno de la vida social”
Saussure

Hay una tendencia en ciertos escritores tijuanenses “posmodernistas”, en tratar los textos como “pacientes”, psicoanalizando a través de él a su autor con un ferviente “estructuralismo” malentendido, evadiendo o minimizando el valor del mensaje a favor de una “pseudocrítica” de los elementos textuales, que cae en la criticonería. Esta práctica obtusa y tendenciosa es una forma de destruir la presencia pensante, creativa y experimental del texto, en aras de la “escritura correcta”.

El escritor, pintor y músico, Brion Gysin, le había dicho a Burroughs, que él consideraba que la escritura estaba 50 años atrasada con respecto a la pintura. ¿Qué hay en el lenguaje, que formalmente lo hace tan conservador? Los especialistas apuntan a limitaciones de forma, ajustadas al tiempo lineal y al significado legible.

A finales de los 50s, William Burroughs comenzó a implementar en su escritura, el conocido método Cut-up o de recortes, algo que en pintura ya había sido utilizado desde los primeros experimentos de Juan Gris y Pablo Picasso con el papier collé (1914); así, Burroughs experimenta con este procedimiento hasta construir su más original obra, perfeccionando el método en la trilogía: Ciudades de la Noche Roja (1981), El Lugar de los Caminos Muertos (1984), y Tierras del Occidente (1987).

La escritura de Burroughs tiene como característica un estilo agramatical, que se adentró en la creación de una sintaxis que reta las reglas del lenguaje convencional con “un esfuerzo denodado por destruir las normas sintácticas y semánticas sin perder el sentido de lo relatado.” El tejido textual de Burroughs, nos muestra una fractalidad cuyas oraciones fluyen con la libertad lírica de la poesía, y poseen una vitalidad y expresionismo visionario que hace ver como ilustrativo y pueril, al realismo mágico de Gabriel García Márquez.

Burroughs tuvo el afán de liberar la mente de su cárcel invisible: El virus del lenguaje; “Según Burroughs, el ser humano está alienado por el. Considera que el lenguaje (y las normas gramaticales y sintácticas que le caracterizan) es un organismo parásito, un virus, que ha elegido nuestras mentes como hábitat. El lenguaje (y más aún la razón) aplasta nuestra naturaleza real y crea un universo para nosotros en el que existe el tiempo, la muerte y prácticamente todos nuestros males.”

Lo interesante de esta analogía es que en pintura, el rompimiento con las formas representativas convencionales y realistas, fue el leitmotiv de las vanguardias artísticas de la primera mitad del siglo XX. Así fue el caso de Pablo Picasso, George Braque y Juan Gris, que con la propuesta cubista dieron un shock visual a base de plasmar el desencaje de las formas, intentando mostrar simultáneamente múltiples vistas de un mismo objeto y sujeto, logrando una representación bidimensional que reta la percepción y entendimiento común del espacio tridimensional, que en si es una ilusión generada por la imperfección de nuestros sentidos.

Si la perspectiva es la simulación de profundidad y volúmen sobre el plano, y los números la expresión del poder de la mente sobre la realidad; el lenguaje genera en el cerebro un reflejo del mundo y como tal puede transformar nuestra relación-entendimiento con el espacio externo. Si la realidad es una representación mental que cobra sentido a partir de la interpretación, que a su vez depende de los códigos y marcos referenciales de nuestra psicología, educación y cultura; el lenguaje crea y recrea al mundo, no sólo en el sentido temático e ilusorio, sino en la estructura cognitiva del tiempo, la causalidad y como consecuencia de esta actividad cerebral, las redes neuronales generan nuevas circunvoluciones para aumentar el área de contacto entre las porciones cerebrales que trabajan sinérgicamente.

La actitud agramatical al armar las oraciones textuales, propicia la creación de imágenes que trascienden el mundo convencional y su representación causal, bajo la tiranía del lenguaje-tiempo lineal:“Para Burroughs el lenguaje es una cárcel perfecta porque parece increíblemente amplia y espaciosa. Sin embargo, el lenguaje sólo permite llegar a donde sus propias combinaciones y secuencias permite, dejando más allá el territorio real de la mente humana, que es el espacio y no el tiempo.”

Si la destrucción del lenguaje de manera sutil y sin perder su accesibilidad significativa y narrativa, es una “revolución de la mente”, ¿qué significa para la hegemonía de los “usos y costumbres” sociales, la destrucción consciente de la semántica lingüística, lógica y cognitiva?

“Todo discurso, su contenido y su referencia a lo real, tiene connotaciones que le dan significación, le atribuyen valores. Todo discurso puede convertirse en signo, mito. Los mitos no crean lenguajes, pero los ponen al servicio de una ideología, haciendo hablar a las cosas por ella.”, “Las narrativas serían como autopistas que tienen ciertos atractores que nos invitan a recorrerlas. Pero hay mucha gente que no quiere ir por las autopistas y toma atajos o caminos laterales.”

Nos hemos acostumbrado a las libertades que la prensa y la publicidad se toman en redactar sus encabezados, rompiendo con elementos formales como la secuencia lineal de la escritura con frases breves, sencillas, fácilmente memorizables, construcciones imperativas, frases hechas, rimas, repeticiones, y otros recursos estilísticos. Y paradójicamente, la élite literaria rechaza la tendencia agramatical del expresionismo, como una especie de aberración de ignorantes y tontos, cuando muchas veces su vitalidad expresiva sobrepasa la esterilidad del lenguaje de los “alfabetas funcionales”.

La tiranía de la semántica y la gramática sobre el lenguaje escrito, se consolida a partir de la secuencia lineal de la escritura misma dominada por el tiempo. Escribir concientemente de forma agramatical, es una libertad de expresión y creatividad que se defiende como conquista central de la actividad artístico-literaria contemporánea. Además, es una incursión a la espacialidad del texto, hacia su apreciación directa como símbolo atemporal, el grado cero de la letra.

¿Qué diferencia hay entre la poesía visual y algunas formas creativas de la publicidad que experimentan con la formalidad del texto? En muchos casos, tal vez sea sólo el propósito final: Expresar o comunicar. ¿Quién no se ha detenido ante un espectacular con un buen slogan? ¿Qué poeta no se ha sentido inspirado por las técnicas y estilística del modernismo literario usadas en la televisión española o inglesa?

La intolerancia hacia la escritura agramatical, refleja en su imposición la hegemonía policial de un sólo estado mental considerado “normal” o carente de diferencia significativa del resto de su colectivo. Se podría hablar del cómo la locura ordinaria del esquizo, se esconde en la sofisticación lingüística a costa de la represión de las voces de la mente bicameral, antecesoras de la consciencia y que nos dictan a los escritores, las frases. Estas voces mentales que en otros tiempo fueron consideradas formas de posesión, iluminación y/o demencia, hoy representan un acto de rebeldía cognitiva que avanza hacia una evolución transversal y rizomática de la mente.

La evolución de la conciencia nos demuestra que nuestro concepto del mundo real se ha ido modificando. La subjetividad es una innovación mental relativamente reciente en el ser humano. La comunicación entre los humanos primitivos se realizaba como una especie de alucinación o de “mensajes divinos” intracerebrales. Julian James, en su obra El Origen de la Conciencia en la Ruptura de la Mente Bicameral, se pregunta, “Esta conciencia que es mi ego de egos, que es todo, y sin embargo, no es nada, qué es?”

Los doctores de la UAM, Héctor José Dueñas-Tentori y Enrique Canchola, nos dicen que “El Yo viene entonces a ser, una estructura mental conquistada a través de la evolución cultural.”, y que evolucionó con la etapa final del desarrollo del lenguaje, es decir hemos evolucionado interactivamente con el “virus” del que nos habla William Burroughs, “Todas las formas de comunicación son artificiales porque se basan en una estructura social, no en un estado natural”.

Lo natural es irracional. Lo irracional en literatura no significa escribir “mal”, sino que representa la apertura a “la utopía del lenguaje”, a una mayor subjetividad para la comprensión de la realidad, que nos brinda nuevas significaciones más allá de la razón, a partir de las combinaciones y conjunciones pre-establecidas. Limitar el pensamiento al tiempo lineal, a la ilusión que nos hemos creado del fluir de los eventos, a la separación entre objetos y sujetos, zonas y tiempos; representa la negación del espacio y de la diferencia fundamental que Roland Barthes hizo entre el “texto escribible” y el “texto legible”.

Según Barthes, la escritura “legible” es una línea temporal definitiva, que debe ser seguida por el lector, y que restringe su libertad analítica e interpretativa, “un texto ideal debiera ser reversible; es decir, abierto a una gran variedad de interpretaciones diferentes. Un texto solo puede ser reversible al evadir los artefactos restrictivos, por ejemplo las líneas temporales restrictivas, así como definiciones exactas de eventos.”, “Tal vez se podría decir que, por medio de esta escritura, la realidad se escribe a “si misma”, o mejor expresado, como varias de sus infinitas diferencias.”

Gerardo Navarro
gerardonemonico@ymail.com

______________________________________________________________________

2012, LA APUESTA DEL MILENIO

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: