LA ENTROPÍA RESTAURARÁ EL EQUILIBRIO


El límite no es un corte “digital”, siempre hay una tierra de nadie, una zona difusa de transición.

Nos encontramos en la metástasis que devora al organismo social mediante el canibalismo civil, el estado fallido ante los agentes del no-estado, la anomia institucional, el nihilismo, la apatía y la acidia colectiva de una nación que ha perdido su dirección histórica y sigue pretendiendo que “no sucede nada” o que lo “peor está por llegar” o que la situación se debe a una “profecía Maya” o a alineaciones estelares de ciclos que aceleran predeterminadamente nuestros “destino” y “consciencia”, arrebatándonos la responsabilidad de las consecuencias y la voluntad de decisión.

Algo que podemos estar de acuerdo la gran mayoría es que el tradicionalismo, el fundamentalismo, la democracia como aparato electoral y la mediatización como narcolepsia son cánceres sociales del control mental masivo, intentando arrastrarnos como sociedad e individuos al calabozo del miedo y la impotencia ante el horizonte del futuro.

Preocuparse por las elecciones del 2012 es perder el tiempo. Deberíamos aprender de los antiguos Maya que abandonaron a sus gobernantes al final del periodo clásico cuando su sociedad se volvió sanguinaria y militarista.

Deberíamos cortar con las elecciones como un acto de “flash mob”… Cortar con el calendario civil que mantiene el grillete del orden social y el consumismo. Cortar con la fe y la redención de lo débil, pueril, engangrenado e impotente de nuestra cultura. Cortar con un pasado simulado y alterado que sólo nos impide imaginar un nuevo futuro.

Pero todo esto depende de nuestra voluntad para dejar de vernos como víctimas y aceptar que somos adictos a las pasiones y a todos los excesos y bienes de consumo que se nos ofrecen.

La falta de auto-disciplina y auto-control es lo que nos desborda y nos mantiene en el orden establecido por el calendario cívico, religioso y comercial, y co-dependientes de los verdugos y caciques de cualquier orden que desde el inconsciente colectivo se sigue viendo como “padres”.

Lo único que resta es cortar los órganos que se pueden salvar y lo demás enterrarlo para que pueda resurgir algo nuevo y vital.

Me refiero a “cortar” aunque suene extremo, sólo porque ya hemos escuchado demasiado “curar”, y me pregunto ¿cómo curar a un muerto?

Lo que se puede curar aún está vivo.

Lo que nos está “enfermando” es precisamente que no deseamos reconocer que hay “órganos muertos”, todo aquello de nuestra sociedad que está en proceso de necrosis provocada por agentes nocivos que han causado lesiones tan graves que ya no se puede reparar o curar y la única alternativa, si es que deseamos salvar lo vivo y vital, es cortarlo.

La necrosis social es un estado producido por un traumatismo que sobrepasa las capacidades de adaptación civil.

Y se produce por una serie de acontecimientos sociales, culturales y económicos que generan cambios psicológicos en el individuo y este “decide” su propia muerte: El desorden mental es paralelo al desorden social.

Es sólo cuestión de examinar la escalada de suicidios cometidos en los últimos dos años en México, tantos que las tasas “normales” representadas por personas mayores de 50 años se han volteado a ser representados por jóvenes entre 15 y 30 años.

La crisis es una situación en la que debemos cambiar radicalmente los hábitos de comportamiento. Debemos cortar con los antiguos patrones de lo contrario nos dirigimos al colapso. Y si se repite esta secuencia garantizamos la anomia del estado fallido y de una cultura virulenta. No hay cura, cortar o morir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: