ALGORITMO DE FE


La fe es un programa y todo programa se escribe con ciertas reglas y difiniciones. Una cualidad particular de un programa, cuando opera como un virus, es que pueden ser diseñados para dirigir la evolución del huesped.

 

Para tener fe, se debe haber aprendido un algoritmo que posteriormente pasa a ser segunda naturaleza, porque la inteligencia aprende las reglas, pero luego las olvida… Al parecer se nos olvida el largo adoctrinamiento cotidiano al cual somos sometidos. Aparentemente, la fe es “espontánea” y por designio “divino”, pero en el análisis crítico, uno descubre que no se puede tener fe, si no se acepta previamente el siguiente algoritmo:

 

El algoritmo de la fe

 

Debes creer que Dios es fe

Debes creer que la fe es dios.

Debes creer que la fe es el milagro.

Debes creer que la fe hace milagros.

Debes creer que la fe es un don de dios.

Debes creer en algo que no ves ni conoces.

Debes creer en lo sobrenatural.

Debes tener un compromiso con el objeto de fe.

Debes aceptar que lo sobrenatural es tu certeza.

Debes aceptar una verdad por autoridad de dios.

Debes tener confianza en la persona que revela.

Debes creer que los que no tienen fe, “son ciegos a los colores”.

Debes aceptar que la fe es el hábito de aceptar como verdadera la Palabra Sagrada.

Debes creer que los dogmas son divinos.

Debes aceptar la fe por cortesía social, no debes ser desconfiado.

Debes fiarte de las personas creyentes de fe.

Debes fiarte de lo que te dicen tus pastores de fe.

Debes creer que la fe te hace sensato y bueno.

Debes creer que tener fe, es ser un elegido de dios.

Debes creer que la fe te hará libre de las tentaciones del mundo y de la carne.

Debes creer que la fe es el camino hacia dios.

Debes creer que creer es suficiente para vivir en armonía.

Debes creer que el que tiene fe es bendito.

 

El funcionamiento del virus es conceptualmente simple. Se ejecuta un programa que está infectado; una creencia, un estereotipo o una opinión. El mensaje del virus queda residente (alojado) en la conciencia del creyente. El virus toma entonces el control del sistema operativo de la memoria, infectando de manera posterior conocimientos y creencias que sean llamadas para su ejecución. Finalmente se añade el mensaje del virus a la conciencia infectada y se graba en el subconciente, con lo cual el proceso de replicado se completa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: