LA MEDITACIÓN Y EL PODER


¿Para qué meditar en el sentido religioso, sobre el silencio, el vacio y la inmovilidad, si al abrir los ojos se vuelve a afirmar la realidad del sistema? De nada sirve -la meditación-, si el practicante no deja de practicar el consumismo, el materialismo, el sexismo, el racismo, el nepotismo y la corrupción.

 

-El problema no es la meditación o la contemplación, sino la idea de que es suficiente con realizar estas actividades para conquistarse a uno mismo.

Sin una conciencia política, la meditación y la contemplación pierden su pontencial liberacional, porque el poder conspira por poseer la subjetividad de todo ser; por ello la meditación y la contemplación se enfrenta a un avasallamiento que atenta contra el ser, persistentemente.

Si la meditación no medita sobre este hecho, tan sólo evade lo que el practicante al abrir los ojos, le estará acechando…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: