WIKILEAKS, 3RA GUERRA VIRTUAL


La Tercera Guerra Mundial ha comenzado.
No fue en Corea del Norte, ni en Iran…
Wikileaks en la balanza de la transparencia del Nuevo Orden Mundial.
El sistema está patas arriba, la confidencialidad se ha comprometido.
Diplomaticos, servicios secretos, altos dignatarios han perdido la cordura
El Imperio contra-ataca con acusaciones de índole sexual al fundador.
Los servidores niegan espacio virtual a Wikileaks.
Los emporios del crédito cierran filas con la política de Hillary Clinton.
El héroe comparece ante la justicia inglesa, pasa al encierro carcelario.
¿A dónde irá el manage a trois de Julian Assange? ¿Las voluntarias son reclutas de la CIA?
¿Australia defenderá a Assange o pactará con Estados Unidos una extradicción?
¿Se perderá Assange como Roman Polanski o vivirá la humillación como Manuel Noriega?
La diplomacia indignada y al desnudo, busca apresar al héroe, exhibirlo por el mundo como “perverso”.
La Democracia, la Comisión de los Derechos Humanos y la ONU, no dicen una sóla palabra respecto al derecho de expresión…
Partidiarios de Wikileaks atacan a las tarjetas de crédito MasterCard y Visa
en aparente represalia por su bloqueo a las donaciones destinadas a WikiLeaks:
“Nos complace decirles que http://www.mastercard.com/ está caída y está confirmado!”
Leviatán enfrenta la guerra informática, las páginas de la ex-candidata republicana a la vicepresidencia de Estados Unidos, Sarah Palin, y del senador estadounidense independiente Joe Lieberman…
Los portales de la fiscalía sueca y de los abogados de las dos mujeres que acusan a Assange de “violación y agresión sexual”.
Los piratas del mundo atacan “para mantener el internet abierto y gratis para todos”.
La Fuerza Aérea de Estados Unidos bloquea el acceso a computadoras de su red a The New York Times, the Guardian y al menos otros 23 sitios de internet que publicaron los cables filtrados por WikiLeaks.
“Ahora sabemos que Visa, Mastercard y PayPal son instrumentos de la política extranjera de Estados Unidos. Es algo que ignorábamos”, dijo Assange.
Las revelaciones de Wikileaks no son mucho más que puro cotilleo -salvo contadas excepciones- que con el tiempo quedarán en una mera anécdota.
¿Hasta dónde se puede estirar la Ley para encontrar una excusa para detener a quién no ha cometido otro delito probado que hacer uso de la libertad de expresión?
Wikileaks, ha demostrado que si no puede eliminar al oponente, conocerlo internamente, es quitarle su poder.

 

______________________________________________________________________________

2012, LA APUESTA DEL MILENIO

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: