TRANSGÓTICO, ¿CIVILIZACIÓN O BARBARIE?


Los hombres de aquellos tiempo tenían convicciones; nosotros,

los modernos, no tenemos más que opiniones y para elevar

una catedral gótica se necesista algo más que una opinión.”

 

Heinrich Heine

 

La historia que les presento, es la búsqueda poética por responder ¿a qué tradición pertenece ese “otro mundo” que se oculta detrás de las vallas del éxito y del glamour, de las pantallas noticiosas, de las conferencias del optimismo heroico y la multiculturalidad de las opiniones? ¿Cómo recuperar el sentido místico de la vida, sin recurrir a las religiones organizadas? ¿Cómo organizarse sin enlistarse en el partido, el sindicato, el monasterio o la universidad?

 

La historia no es lineal ni pudorosa. Es incoherente y recurrente. A veces se repite y permite encontrar respuestas en el pasado que explican nuestro presente: No podemos cambiar lo que no comprendemos, y la Edad Media tiene claves para nuestro tiempo. Nos enseña que el objetivo no es sobrevivir el fin, sino sobrevivir la transición. O como diría Margaritte Yourcenar, No se trata de un suicidio. Sólo se trata de batir un record”.

 

Es creencia popular que lo gótico es un sinónimo de “tétrico y oscuro”, pero esa concepción responde a la influencia de la novela de terror del siglo XIX. Gótico o Goth, históricamente es el modo despectivo con que se refiere a los pueblos germanos que invadieron Roma, “los Godos”. El término fue introducido por el historiador florentino: Giorgio Vasari, en el siglo XVI, y con el que quería definir “el oscuro arte de la edad media”, frente al glorioso pasado de la antigüedad clásica.

 

Durante el periodo gótico, la sociedad se encuentra en un estado de fermentación, los antiguos limites se vuelven borrosos y los nuevos se agudizan, pero cambian constantemente, marcándose con esto las premisas en las que se basaría el Renacimiento. El Gótico unió a Europa con una estética internacional, y una forma de vida que lentamente abrió el yugo social de la iglesia católica. El arte y la literatura fueron fundamentales para esta apertura.

 

Los Goliardos o frailes rebeldes y vagabundos, abandonaron sus estudios académicos y se entregaron a la vida del camino y la bohemia, creando la primera literatura urbana o goliardesca; que criticó a la iglesia, a la sociedad establecida y al poder con la sátira; así como la creación de composiciones líricas donde se elogiaban el vino, la taberna, el juego, la fortuna, el azar, las mujeres y el amor. Con esta literatura popular de bases académicas, enriquecieron el acervo cultural del pueblo. Los pintores crearon el lenguaje visual internacional, para una sociedad mayoritariamente iletrada; lo cual representó el comienzo de la concepción estilística del arte moderno, con principios de fidelidad a lo real, de profundidad en el sentimiento, de sensitividad y sensibilidad que logra realzar la belleza propia del arte.

 

De esta cultura urbana, nace la concepción mística de la vida, próxima a la naturaleza y alejada del cristianismo. Y el ser humano del gótico, consciente de sus peligros y de su vulnerabilidad, nos hereda mitos y alegorías como: el juego de la vida, la rueda de la fortuna, el sistema simbólico que codifica la psique humana en arcanos, -el Tarot-. La magia se vuelve técnica y la técnica, magia, como parte de la búsqueda de un sistema constructivo más acorde con la naturaleza; y que se transmite en logias o fraternidades de albañilería y arquitectura, creadas alrededor de las catedrales para hospedar a sus constructores.

 

El neogótico surge en el siglo XVIII, en pleno Romanticismo, con la publicación de la novela El castillo de Otranto por Horace Walpole en 1764. Desde este momento el término gótico queda asociado a las connotaciones de lo sobrenatural, el horror, la morbosidad, la oscuridad, y alejándose de su origen etimológico de “bárbaro”; para exaltar la obsesión de la muerte, la noche, las ruinas, la descripción de monstruos y criaturas anormales; que respondían a la demanda de temas característicos del medievalismo, el exotismo y el orientalismo.

 

En el siglo XIX, los poetas malditos, cuyo genio fue su “maldición”, retoman los temas y actitudes de la literatura goliardesca y mediante el infusión de los Simbolistas, el poeta debe hacerse “vidente” y la única forma de lograrlo, según Rimbaud, es por un “largo, inmenso y racional desarreglo de todos los sentidos”. El poeta debe vivirlo todo, sufrirlo todo, para así poder convertirse en un “alquimista” de las palabras y hallar la perfección máxima en la poesía.

 

En el siglo XX, a mediados de los 70s y principios de los 80s, surge del movimiento post-punk una nueva manifestación gótica; la tribu urbana y su estética de la cual se desarrollan diversos subgéneros como: el rock gótico, gótico Lolita, ciber gótico, jazz gótico, gótico erótico, western gótico, danza del vientre gótico, cine neogótico, etc. La enciclopedia “Frikipedia” define con una lista de frases, la actitud de la tribu gótica, cito cuatro: “La sociedad no nos entiende, porque saben que somos superiores”, “Los ojos son el espejo del alma, pero la mía está corrompida”, “El infiel volverá a mi lado, con parte de la felicidad perdida, de nuevo recuperada”, “Los góticos son el Anticristo de los fresas”.

 

En el 2005 en Madrid, durante la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, ARCO; un grupo de artistas españoles propusieron el Manifiesto Transgótico, en respuesta al exceso del consumismo mercadotécnico y a la esterilidad fetichista del arte, cito: “La armonía que se busca no es tanto la externa, sino la interna, la que subyace a todo, la paz que fluye bajo las contradicciones. La armonía del caos”.

 

En síntesis, los artistas transgóticos proponen unirse para construir la “metáfora” de la gran catedral de las artes; reconocen al arte como un portador de valores que transcienden al mercado, el solipsismo y la globalización; abriendo otra dimensión que transmuta la existencia y ayuda a comprender/interaccionar con un mundo inexplicable, -pero no supersticioso, ni cínico, ni ocioso-; cuya armonía en el caos es creador de sentido y contenido que busca “fecundar el desierto que nos rodea”. Es decir, más allá de la luz y las sombras, está la libertad como único horizonte.

 

 

Gerardo Navarro, Nemónico, 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: