RESEÑA: “NEMÓNICO VS JOHN MILTON”, por Kiury (Beatríz Bátiz)


¡AY SI YO TUVIERA PODER!
+ “Nemonico”. Magia, encanto y ciencia.
+ “El nombre suena a demonio y asusta. Nada que ver”
+ John Milton o Gerardo Navarro? -Me quedo con el último.
Esta nota informativa es tan solo un preámbulo para la entrevista que Gerardo Navarro tiene prometida a este espacio donde los lectores podrán conocer algo más de su habilidad como, mago? Difícil describirlo, pues al ver su espectáculo que apenas hace unos días terminó temporada, queda la pregunta en el aire, Gerardo –conocido dentro del medio como “Nemónico” –¿es un mago? ¿un ilusionista? ¿o también un farsante como esos, que por ahora tanto abundan. O acaso, viendo el desarrollo de su trabajo, es un científico -como la mayoría- loco? Esto, dicho con todo el respeto por lo que hace.
Fuí a verlo en donde se presentaba, el ICBC, donde tienen accesso los intelectuales, los que saben, los inteligentes, bueno eso es un decir, pues con los largos años que lleva una dentro del trote periodístico se da cuenta que en esos lugares ni están todos los que son,ni son todos los que están.
El espectáculo de “Nemónico” puntual y que inicia con una música suave, alli nada de “parafernalia” – luces, humo y demás– nada que pueda distraer y no ver lo que sucedería posteriormente sobre el escenario por cierto muy discreto, con escenografía modesta y donde no pudo faltar, la mesita con su bola de cristal y una pantalla donde se ve un ojo de Gerardo que acapara la atención del público y más, cuando de un repente aparece “Nemónico” vestido de manera elegante, saco gris, camisa blanca, pantalón de igual color y botas puntiaguditas blanquísimas.
“Nemonico” luce bien, saluda con toda la corrección – se nota que el muchacho tiene educación e inmediatamente, inició lo que tenía reservado para esa noche.
Ni me pregunten qué, pues tal y como si yo fuera una niña- !Tiempos aquellos tan lejanos de circo y los buenos magos! –desde el primer momento quedé atrapada.
Moviendo sus manos con gran destreza y habilidad y pidiendo la participación del público – esa noche muy participativo por cierto- comenzó su magia, con cartas, muchos números y explicación tan científica que la verdad quedé en las mismas- como dijera Albert Einstein “Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre, es que no todos ignoramos las mismas cosas”- lo acepto pero puedo imaginar, que los participantes también quedaron igual que yo, aunque maravillados por la “magia“ que realizaba con ellos y para asombro de los demás, que veíamos con la boca bien abierta lo que sucedía sobre el escenario.
“Nemonico” hablaba y hablaba de algo que me resultaba totalmente desconocido, era, como decía, estar leyendo a Albert Einstein. Yo, la verdad me sentía como en la luna, escuchando y aprendiendo, oyendo al público que lanzaba los ¡Ohhhh! ¡Ay, que bonito! y los más intelectuales ¡Asombroso! ¡Interesante!
Sin alargarse demasiado y sin que en ningún momento el espectáculo cayera en aburrimiento “Nemónico” dió fín entre los aplausos del público que salió muy animado, comentando, agradecido y feliz, de haber disfrutado de algo interesante, que sale de lo común y donde nunca se dejó escuchar una mala palabrota, ni groserías para poder levantar los ánimos como otros que andan por allí.
Al salir del lugar y escuchando a la gente volví a recordar a John Milton y su espectáculo de “hipnotismo”? cargado de groserías y leperadas donde el público que asiste, le conforma el circo donde él viene siendo el payaso mayor, y los que lo siguen, tan solo marionetas que el maneja a su antojo.
Y que cosas, mire usted, mientras “Nemónico” con su espectáculo inteligente, es presentado de manera sencilla, sin ruido ni publicidad, por aquello de que aún no tiene un nombre reconocido, John Milton, por años, y apoyándose en la fama que dejara su papá el gran Taurus Do Brasil, ha llegado a ocupar el más importante espacio que tenemos para la cultura donde da rienda suelta a su vulgaridad. Así es la cosa.
¡Suerte le dé Dios, que lo demás, no le importe, digo yo.
Kiury (Beatríz Bátiz), El Sol de Tijuana, 2011.
Performance (body art) con el que se desmistifica la noción de que se requiere hipnosis, meditación, anestesia, fe o dios, para resistir el dolor. Foto: Melina Amao, 2011 

“Cualquier utilización o mención de la hipnosis como una atracción de feria o entretenimiento aparentemente divertido, debería ser considerado por la prensa como un riesgo con repercusiones sociales y sanitarias, por muy divertidas e inocuas que parezcan las actividades que se realicen.”

Antonio Capafons, Ph.D., IP.,

Universidad de Valencia (España) / Grupo de Trabajo en HIPNOSIS,

COLEGIO OFICIAL DE PSICOLOGOS, VALENCIA, www.uv.es/~capafons

 

___________________________________________________________

2012, LA APUESTA DEL MILENIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: