LA DICTADURA DE LA MENTE


La dictadura de la mente quiere que todos escuchemos las mismas noticias, veamos la misma programación, discutamos sus mismos argumentos, nos alimentemos de sus venenos informáticos, compremos sus programas con candados privativos, que nos limitemos a “la autopista de peaje” digital, que no utilicemos rutas alternas, que no abramos nuevos caminos, atajos, subterráneos; que no construyamos puentes sobre sus fronteras digitales, sobres sus dogmas venenosos, sus leyes absurdas e injustas, y aceptemos a vivir detrás del cerco desinformativo del chantaje manipulador y melodramático de Televisa, TV Azteca, Milenio, y la Iglesia. La dictadura de la mente se subvierte “extirpando” el policía mental de la cordura moral con el cuestionamiento ético y la crítica, apagando los medios comerciales, haciendo uso de la plataforma abierta del Internet, bajando música, programas, libros, y videos sin pagar un céntimo a esa cabala de miserables-avaros-explotadores, llamado Estado Corporación del Capital.

 

Anuncios

2 pensamientos en “LA DICTADURA DE LA MENTE

  1. No retuve el nombre de la persona que publicó la “tesis” que nos dicen y repiten, casi como letanía: : “quieres que México cambie, cambia tú”…pero para esa persona que escribió lo anterior y para quienes opinen igual, me permito comentar lo siguiente: la corrupción impera en México, precisamente, porque nos han vuelto corruptos (esto es, los gobiernos priístas de siempre -pero más notoriamente, de Alemán para acá- nos volvieron corruptos, porque así convenía a sus interese, ya que quien es corrupto malamente puede acusar a otro de serlo) a efecto de que si la corrupción permeaba en el pueblo, este pueblo no exigiría honestidad a sus gobernantes…. Y ASÍ HA SIDO. Esta manipulación conductual ha devenido en todo un éxito y pecan de ingenuos -y algunas veces de cómplices-, quienes proponen “cambia tú, si quieres que cambie México”…
    Y voy a los hechos con un ej. sencillo pero cuasi cotidiano, que se presenta en todas las calles, caminos y carreteras del país sea cual sea el vehículo que manejes: Vas conduciendo y por omisión, descuido o falta de pericia (y “algun@s” veces, hasta por prepotencia) te saltas alguna regla de tránsito. En la mayoría de los casos, unos metros después, te sale un agente de tránsito que vio tu falta y te pide los papeles: los traigas o no, con cualquier pretexto, buscan intimidarte; la mayoría de las veces sacan un librito que, dicen, es el reglamento y te leén un párrafo en el cual tienes que pagar una cuantiosa multa por el error que acabas de cometer….y empieza el estira y afloja. Si les dices que te den la infracción porque estás dispuesto a pagarla, entonces te dicen que si te infraccionan, se tienen que llevar tu carro al sitio de encerramiento y por ahí o por otro camino -siempre les sobran argumentos- ya te están poniendo el pié encima, porque además de que la multa es alta el carro, la mayoría de las veces, es tu mejor colaborador en el trabajo que desempeñas…. y con tantos pretextos que te ponen te llevan a proponer la consabida “mordida” (o te la insinúan, para que tú la recojas); hart@ de batallar y tal vez con el tiempo limitado que tienes para realizar tus actividades, terminas por sacar un billete -mínimo, actualmente, de $200.00 porque si les das 100 te ponen mala cara- y entonces sí, todas las salvedades que tú hayas esgrimido para intentar convencerlos, se hacen válidas y te dejan ir. Si alguien opina que yo colaboré -como cierto anuncio televisivo, con el cual pretenden eliminar la responsabilidad de las autoridades inmiscuídas en los albañales del poder-, me gustaría que nos explicara, en este mismo espacio, cómo hacer para que los tales que nos obligan a colaborar, impongan la multa que realmente corresponda y no intimiden ni te entretengan, como les es habitual a quienes colocan en esos menesteres (que se dan en todos los ámbitos del poder, pero cuyo ej. más cotidiano, me parece, es el que acabo de mencionar) para agredir a los ciudadanos con esos golpes a la economía de cada quien….y esto de siempre, pero mucho más sentidamente en los tiempos actuales cuando, como en estos precisos momentos, ni aún a los huevos se puede tener fácil acceso.
    Por todo lo anterior y mucho más, es que afirmo que AUNQUE TÚ -quien seas- QUIERAS CAMBIAR, EL SISTEMA CORRUPTO QUE PADECEMOS NO TE LO PERMITE.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: