LA MAREA GLOBAL


Los actos globales son simbólicos; podemos destruir un parlamento, tumbar un dictador, parar una iniciativa injusta, quemar la imagen de un político o una bandera, pero el poder está más allá de lo local. La crisis política y económica es un reflejo de como vemos la vida y los valores que adoramos: El cambio por el cambio, la diversidad por la diversidad, la competencia, la exclusión, la traición, la mentira, y no tenemos idea de cuál debería ser la restitución a todo lo que hemos destruido, ni de quién hará el trabajo. La planificación del futuro supera todos nuestros sistemas, la incertidumbre que vivimos cada día es una encrucijada, es la misma sociedad que claudica a nuestro alrededor, somos los causantes y no existe solución a la catástrofe.

La mayor desesperación que vivimos hoy en día, es que estamos sobre informados, tenemos las soluciones a todos los problemas, sabemos que hacer, sabemos que contestar, sabemos como se llama, donde está, -pero no podemos hacer nada-, somos tan impotentes como concientes de la condición del mundo. Nuestra pequeña libertad es nuestra prisión, una parcela de libertad que es erosionada día a día por la marea de los problemas sociales, el costo de la vida, la codicia de los políticos, el avance de las corporaciones trasnacionales, la fuga de capitales, la paranoia y la inseguridad, el narcotráfico, el tráfico humano, el crimen organizado, la incertidumbre laboral, el panorama mediático, la psicopatología de los vecinos y la implosión del orden global.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: