LA ESTAFA SENTIMENTALISTA DEL POETA


Foto: LA ESTAFA SENTIMENTALISTA DEL POETA: En el prólogo al Ulises de Joyce, Jung describe el sentimentalismo así, "Disponemos de algunos puntos de apoyo para comprender que el engaño a que nos conducen los sentimientos ha adquirido proporciones realmente inconvenientes. Pensemos en el papel del todo catastrófico de los sentimientos populares en tiempos de guerra [...] La sentimentalidad es una superestructura de la brutalidad". Iannis Xenakis, uno de los compositores más importantes de la música contemporánea, nos sugiera respecto a "la maldición de la música", su atadura al sentimiento, que la belleza puede ser libre de "la suciedad afectiva, desprovista de la barbarie sentimental". El poeta Luis García Montero, explica que el gran truco de la poesía, el que nunca falla, es la fascinación sentimental, esa complicidad emocional entre el poeta y el espectador en el mito del lenguaje de la sinceridad: "La fundación mítica del yo sensible, cimiento de la moral burguesa, utiliza la poesía para reproducirse precisamente por su irrealidad". El sentimentalismo poético es una ilusión de sinceridad basada en la confesión de los agobiados sentimiento del poeta, "...la poesía jugó un papel decisivo en la delimitación de esa nueva humanidad laica: de ahí su primer carácter revolucionario y la definición que posteriormente ha mantenido en cuanto género", pero en la Era de la simulación, del híper individualismo, de las telenovelas, de los reality shows, de las confesiones mediáticas, el sentimentalismo es una indulgencia excesiva respecto a las emociones y un optimista énfasis excesivo en la bondad de la humanidad, y la poesía sentimental queda como un artificio más que se repite con sinceridad y se pierde con el resto de las simulaciones que a base de repetición se vuelven "realidades" del entretenimiento estafador, ya lo dijo Diderot: "Detrás de cada poesía hay un embuste", y todos los estafadores traen consigo la dulce sonrisa de la caridad, incluyendo los mendigos del Teletón y los poetas, por ello es importante romper con el sentimentalismo poético, con la impostura de sinceridad y confesión: "Cuando la poesía olvida el fantasma de los sentimientos propios se convierte en un instrumento objetivo para analizarlos", -¿y para qué el rompimiento?-. Ya se ha dicho que "la literatura es como la vida sucede", y si analizamos la vida de México desde la perspectiva cultural, podríamos decir que es una dinámica tradicionalista, vista desde la moral, un drama conservador, y desde la política, un acto de pasividad retrógrada. Y es innegable, independientemente de la calidad estética, que la literatura nacional refleja estas mismas características de su sociedad, y por lo tanto "es imposible que exista una poesía nueva sin que exprese definitivamente una nueva moral, ya sin provisionalidad ninguna". Ese es el reto que pende sobre la pastorela sentimentalista de los poetas.
En el prólogo al Ulises de Joyce, Jung describe el sentimentalismo así, “Disponemos de algunos puntos de apoyo para comprender que el engaño a que nos conducen los sentimientos ha adquirido proporciones realmente inconvenientes. Pensemos en el papel del todo catastrófico de los sentimientos populares en tiempos de guerra […] La sentimentalidad es una superestructura de la brutalidad”. Iannis Xenakis, uno de los compositores más importantes de la música contemporánea, nos sugiera respecto a “la maldición de la música”, su atadura al sentimiento, que la belleza puede ser libre de “la suciedad afectiva, desprovista de la barbarie sentimental”. El poeta Luis García Montero, explica que el gran truco de la poesía, el que nunca falla, es la fascinación sentimental, esa complicidad emocional entre el poeta y el espectador en el mito del lenguaje de la sinceridad: “La fundación mítica del yo sensible, cimiento de la moral burguesa, utiliza la poesía para reproducirse precisamente por su irrealidad”. El sentimentalismo poético es una ilusión de sinceridad basada en la confesión de los agobiados sentimiento del poeta, “…la poesía jugó un papel decisivo en la delimitación de esa nueva humanidad laica: de ahí su primer carácter revolucionario y la definición que posteriormente ha mantenido en cuanto género”, pero en la Era de la simulación, del híper individualismo, de las telenovelas, de los reality shows, de las confesiones mediáticas, el sentimentalismo es una indulgencia excesiva respecto a las emociones y un optimista énfasis excesivo en la bondad de la humanidad, y la poesía sentimental queda como un artificio más que se repite con sinceridad y se pierde con el resto de las simulaciones que a base de repetición se vuelven “realidades” del entretenimiento estafador, ya lo dijo Diderot: “Detrás de cada poesía hay un embuste”, y todos los estafadores traen consigo la dulce sonrisa de la caridad, incluyendo los mendigos del Teletón y los poetas, por ello es importante romper con el sentimentalismo poético, con la impostura de sinceridad y confesión: “Cuando la poesía olvida el fantasma de los sentimientos propios se convierte en un instrumento objetivo para analizarlos”, -¿y para qué el rompimiento?-. Ya se ha dicho que “la literatura es como la vida sucede”, y si analizamos la vida de México desde la perspectiva cultural, podríamos decir que es una dinámica tradicionalista, vista desde la moral, un drama conservador, y desde la política, un acto de pasividad retrógrada. Y es innegable, independientemente de la calidad estética, que la literatura nacional refleja estas mismas características de su sociedad, y por lo tanto “es imposible que exista una poesía nueva sin que exprese definitivamente una nueva moral, ya sin provisionalidad ninguna”. Ese es el reto que pende sobre la pastorela sentimentalista de los poetas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: