FEDERALISMO BIORREGIONAL, si se mueven las placas tectónicas, ¿por qué no la división política de México?


Imagen

Este ensayo se compone de varias secciones, y comienzo con un breve análisis del Foro de Ideas de República de Baja California, porque las opiniones, ideas y propuestas ahí vertidas, permiten hacer una lectura, no solo de las probabilidades de una separación exitosa, sino del tipo de república que Baja California podría ser.

“Un montón de gente no es una república.” -Aristóteles.

1. Una secesión no es jugar a SimCity.

Después de una intensa semana de declaraciones, manifiestos, marchas y foros de ideas en línea, los miembros de República de Baja California (RBC), no han avanzado más allá de un ejercicio tipo SimCity; no se ha intentado desarrollar un marco teórico/histórico/legal para comprender las causas del problema y la posibilidad de resolverlo, ¿ y cuál es el problema? -el centralismo-.

 Imagen

La gran mayoría de las propuestas de gobierno vertidas en el Foro de Ideas, son esquemas que reproducen el mismo problema que se busca resolver; dependen excesivamente de burocracias administrativas, partidos políticos, inversión extranjera, maquiladoras, fondo monetario internacional, industrialismo vertical, etc. En el único rubro que se medio exploró una visión distinta al paradigma dominante fue en la tecnología, en el desuso de los hidrocarburos, y la explotación de energías limpias y renovables, pero finalmente estas propuestas no requieren de la secesión para ser implementadas.

 Imagen

La ausencia de un horizonte histórico con experiencias de luchas, formas de organización del pasado y de distintas sociedades y culturas, limita la posibilidad de imaginar una nueva sociedad, además, curiosamente cuando se trata de visualizar el futuro, la gran mayoría de las personas se tornan conservadoras. Algo completamente absurdo, ya que el colapso del paradigma industrial/capitalista es histórico, y la evidencia tiene presencia global: La crisis de crisis; crisis económica, especulación financiera, inmobiliaria, monetaria, desempleo, migración, inseguridad, educación, salud pública, consumismo, desperdicio, comida transgénica y chatarra, contaminación, alteración climática, hasta la crisis de la aceleración del ritmo de vida que mata su disfrute y calidad.

 Imagen

Es curioso que a pesar de todo el fervor político, el Foro de Ideas no desarrolló discusiones sobre temáticas sociales, recursos humanos, desarrollo de la esfera pública, asistencia social a familias y madres solteras, atención a las personas mayores, descentralización y desarrollo urbano sostenible, sindicatos y coperativas, ni se discutió lo más importante, ¿CUAL ES EL ESTILO DE VIDA QUE BUSCAMOS? ¿el American dream? ¿los Kibutz israelitas? ¿las comunas anarco-sindicalistas? ¿una vida ecológica a base de colaboración comunitaria sobre una red de pequeñas industrias que enfaticen la creatividad vs. la administración y la burocracia?

 Imagen

Sugiero enfocar el problema desde otro ángulo, analizar la causa de nuestra inconformidad y reconocer que hay más ciudadanos en otros estados de la república que padecen el mismo problema del centralismo; una ideología que históricamente ha plagado nuestros sistemas políticos, haciendo fracasar otras formas de organización que posiblemente hubieran dado resultados distintos a la crisis política que hoy enfrentamos, ¿qué hay en nuestra psique que nos hace volver a caer en el esquema centralista? ¿falta de educación y voluntad? ¿conformismo cultural/religioso que impide romper con la “tradición”? ¿miedo a pensar fuera de la metafísica ideológica de las clases y paradigmas dominantes?

Los que solo tienen aspiraciones estatales, no pueden comprender el sueño del federalismo biorregional.

 Imagen

 2. El “federalismo” del México de hoy, un eufemismo: Los estados crearon el gobierno federal, los estados lo pueden transformar.

El centralismo ha despertado los sentimientos “separatistas” de República de Baja California, -específicamente el alza de los impuestos-. México vivió en el siglo XIX una situación aun más sangrienta y caótica al desatarse la pugna entre Centralistas (conservadores) y Federalistas (liberales), por ello considero prudente que antes de intentar “separarse” de la unión y balcanizar el país, se busque cómo transformar el esquema de la federación para lograr la autodeterminación de los estados.

 Imagen

La historia demuestra que la SECESIÓN puede ser un instrumento político para iniciar la descentralización mediante la re-negociación del pacto federal entre los estados (no confundir con el pacto de los tres partidos).

 Imagen

Antecedentes.

Los primeros intentos de independencia en la región norte del país se dieron en realidad en 1750 cuando una familia terrateniente del estado de Coahuila, los Sánchez Navarro, promovía la creación de una república en esta zona y las aledañas, llegando a su influencia hasta los actuales estados de Durango, Chihuahua, Nuevo León y Coahuila. En el momento en el que se independiza México, los estados del Norte y Noroeste del país no estaban de acuerdo con la idea de México como una nación, lo que los ha llevado a desarrollar ideas anti-mexicanistas que se mantienen aún hasta nuestros días. […] Este sentimiento anti-mexicanista se intensificó cuando en 1853 La Mesilla fue vendida a los Estados Unidos, perdiendo Sonora una buena parte de su territorio. Con la fiebre del oro, llegaron al Pacífico Norte muchos inmigrantes europeos, asiáticos y norteamericanos, entre ellos William Walker, quien apoyándose en la idea de separar esta región del resto del país, proclamó la independencia de esta región en 1853, aunque finalmente en 1857 se reintegró definitivamente al territorio mexicano.”

 Secesionismo revolucionario contemporáneoImagen

¿Qué es la secesión?

La palabra significa “separación de un grupo de personas del conjunto al que pertenecía”, “el acto de retirarse de una organización, unión o entidad política”.

La secesión no se limita a ningún grupo, lugar o periodo; no es un concepto radical, reaccionario o antipatriótico; es un derecho que emana de la soberanía de cada estado para autodeterminarse en base a sus necesidades regionales y particulares. No requiere reconocimiento externo, porque surge de la soberanía del pueblo, la base política de la república.

Imagen

La propuesta secesionista no debe asustarnos, la división política de México ha ido cambiando conforme los acontecimientos políticos se desenvuelven. Política, economía y división territorial están unidos por la historia: Hubo una división política de Mesoamerica antes de la llegada de los conquistadores. Posteriormente las fronteras fueron empujadas por el impulso colonizador, y el territorio dominado primeramente se dividió en “reinos” y después en “provincias”. En 1796 el territorio del Virreinato quedó dividido en “intendencias”, cada una recibió el nombre de la ciudad que tenía por capital. Con la Independencia y la constitución de 1824, México se divide en 19 estados y 4 territorios. Con la Guerra México/Estados Unidos se pierden los territorios del norte. Con la Constitución 1857, el país se divide en 23 estados y un territorio. En 1910, la Revolución dividió el territorio de acuerdo a las fuerzas revolucionarias, norte/sur, zapatistas/villistas. Y finalmente en 1917, la Constitución creó la división actual, ¿se quedará así? -La respuesta tal vez sea otra pregunta, ¿qué caso tiene seguir en una “federación” que niega los logros fundamentales de la propia revolución?

La división política es un mapa mental, cambia de mapa, cambia de realidad.

Justificación y motivos de secesión: Hoy es el ayer.

La razón principal de los sentimientos secesionistas de la población mexicana, históricamente hablando, es la traición del gobierno federal a los acuerdos de autodeterminación de los estados, al cambiar constituciones a discreción e ignorando pactos comerciales, para finalmente no actuar en beneficio de los civiles por encontrarse secuestrado por intereses especiales que fomentan la corrupción, la ilegitimidad, y la imposición de gobernantes estatales. No sólo el gobierno federal secuestra la soberanía de los estados imponiendo bajo presión administrativa y/o por la fuerza sus “reformas”, sino que la república opera con programas genéricos y disfuncionales, desfasados de las necesidades reales de cada región. Irónicamente, los alto impuestos, la negación de la soberanía estatal, y el nombramiento de gobernadores por el gobierno central fue una práctica iniciada por el General Santa Ana durante la República Centralista de México (1835-46).

  Imagen

Antonio López de Santa Anna, “El Napoleon del Oeste” (21 February 1794 – 21 June 1876)

Imagen

Antecedentes del centralismo administrativo: La Repúblicas Centralista Mexicana.

La República Centralista duró casi once años (1835-46). El 22 de agosto de 1846, el presidente interino José Mariano Salas, expidió el decreto que restauraba la Constitución de 1824 y con esto, el regreso al federalismo. El intento centralista fue una experiencia caótica, que generó una grave inestabilidad política, levantamientos armados y secesiones como la rebelión en Zacatecas, la revolución de Texas, la separación de Tabasco, la independencia de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas que formaron la República del Río Grande y finalmente la independencia de Yucatán. La República fue gobernada por once presidentes. Ninguno completó su mandato durante este periodo. […] Las Leyes Constitucionales de la República Mexicana, mejor conocidas como las Siete Leyes, fueron una serie de leyes de carácter constitucional que sustituyeron a la Constitución de 1824.”

1. La primera ley se refería a los derechos y deberes de los ciudadanos y establecía la obligación de la religión católica.
2. La segunda creó el Supremo Poder Conservador el cual podía declarar la incapacidad física o moral de cualquiera de los tres poderes de la República (ejecutivo, legislativo y judicial).
3. Las 3a. 4a. y 5a leyes organizaban los poderes de la Unión, fijando los procedimientos de su elección y sus atribuciones.
4. La sexta ley establecía la división del territorio en Departamentos, y la supresión de legislaturas locales, las cuales serían sustituidas por juntas departamentales.
5. La séptima ley señalaba que por ningún motivo las leyes constitucionales podían ser modificadas durante un espacio de tres años.

Imagen

El centralismo pervive en el presidencialismo.

El presidente en América Latina se ha convertido en el centro del poder político, de la integración nacional, de la orientación del Estado y de las relaciones internacionales. Al mismo tiempo ha encarnado la tradición cultural, los valores y los consensos sociales, tanto que los ensayos inclinados al parlamentarismo, no han sido exitosos. […] Simétricamente, al crecimiento del poder ejecutivo ha correspondido debilitamiento del legislativo y del judicial, lo que históricamente ha desembocado en autoritarismo.”

“Su Alteza Serenísima”

Imagen

El gobierno federal no es un ente monolítico, es un producto histórico, se transforma, y nace de la imaginación y voluntad de los ciudadanos; por lo tanto es justo y legal reclamar la soberanía de cada estado, -y tener claro que el propósito no es desmembrar el país-, sino sustituir el centralismo como “ideología administrativa” por un modelo que brinde mayor autonomía y flexibilidad a los estados/repúblicas a partir de la reducción de los poderes plenipotenciarios del presidencialismo que debe sus orígenes al arquetipo de las monarquías absolutas de Europa.

La pregunta fundamental de la descentralización: ¿Se podrá re-negociar el pacto federal entre los estados de forma legal, ordenada, y pacífica? ¿serán los partidos políticos los principales obstáculos?

Propone EPN la suspensión de derechos y garantías en caso de perturbación grave de la paz pública

Imagen

3. El Centralismo, el hoyo negro federal.

¿Qué es el centralismo?

El centralismo es el sistema de organización estatal cuyas decisiones de gobierno son únicas y emanan de un mismo centro, sin tener en cuenta las diferentes culturas o pueblos a quienes afecta. Es la concentración del poder político y económico en un solo lugar y persona, cuyas decisiones políticas se toman desde el gobierno central, donde las atenciones a los estados constituyentes son distorsionadas y parcializadas.

Imagen

Las ventajas del centralismo.

El control de la decisiones, la negociación y la facilidad de concentración. Tiene un mayor poder y unidad, se pueden controlar las decisiones del centro y no se necesita la negociación constante, en cuanto a economía y seguridad se puede concentrar más fácilmente los recursos.

Imagen

Las desventajas del centralismo.

El centralismo impide que cada estado organice y administre sus ingresos económicos, y no puedan progresar porque de los ingresos que generan sólo un porcentaje regresa. La falta de desarrollo regional y periférico produce frustración en la calidad de vida de los habitantes, y provoca la migración interna, y con ella la invasión desmesurada de terrenos públicos y privados; un alto impacto ecológico a falta de planeación y desarrollo en las ciudades incapaces de resolver las demandas más urgentes de los migrantes: trabajo digno y bien remunerado, vivienda, educación, y urbanización. En ausencia de alternativas en las provincias y regiones excéntricas de un territorio nacional, los migrantes van poblando la ciudad de forma caótica, invaden y bloquean pistas, canales, y veredas, y en algunos casos se vuelve un problema de seguridad.

El centralismo es una deformación abusiva que deprime políticamente.

La clase política prefiere darle prioridad al financiamiento de obras de desarrollo en las regiones del país, cuyo caudal electoral es considerable y que por consiguiente son consideradas estratégicas para afianzar ambiciones políticas y partidarias a corto y mediano plazo, mientras otras regiones son ignoradas por el simple hecho de no tener un potencial electoral políticamente apetecible.

El que parte y reparte se queda con la mejor parte.

 Imagen

La expresión más ostensible del centralismo es la abrumadora concentración de población y riqueza del país en la capital.

La población del DF: 8,851,080 millones (censo 2010).

PIB DF per cápita: $ 23, 164.28 (nominal, 2012) / $ 18, 381.00 Dólares anuales (IRAEs, 2006)

La poblacion total de Mexico: 118, 419, 000 (Conapo/2013)

PIB NACIONAL per cápita: $ 10, 123.00 (Fondo Monetario Internacional, 2012) / $ 7, 592.19 Dólares anuales (INEGI, 2008)

Lo que vemos en los números no significa que los estados “mantengan” al Distrito Federal, sino que “los beneficios no son directamente aprovechados por la entidad [donde se producen] son concentrados por la federación para su redistribución bajo criterios de distinta naturaleza.”, esto tiene como resultado que menos del 1% de la población mexicana gane el doble per capita annual, que el resto de la federación.

El centralismo se sostiene por el chantaje nacionalista.

2732271

El nacionalismo es una ideología que mediante la mistificación de símbolos, historias, personajes, héroes y caudillos, pretende crear una “memoria nacional”; cuando lo que existe en realidad es un territorio, recursos naturales, recursos humanos, burocracia, policías, ejércitos, edificios, carreteras, moneda, etc.; el poder crea en nombre de un ente abstracto llamado “la nación”; una ilusión metafísica en la que el gobierno se presenta como “el padre de los ciudadanos”, y se adjudica el monopolio de los bienes públicos a cambio de banderas, desfiles, informes, y elecciones; detrás de esta fanfarria y aparente oposición pública de los partidos, no hay integridad a los idearios y códigos de conducta, tan solo los intereses en pugna de la clase política.

Para curarse del chantaje nacionalista y dejar la ficción de la identidad nacional.

Nacionalismo_actual_Mexicano_by_Furboz

“La necesidad de mantener una nación se basa en memorias falsas y el odio a todo aquél que no lo comparte” -Avishai Margalit en la Ética de la Memoria (2002).

Pedro Gómez García sostiene que el nacionalismo es una tendencia patológica que nos conduce hacia la balcanización del planeta y obstaculiza la emergencia de una sociedad mundial pluralista e integrada.”

Francisco J. Contreras piensa que esta ideología [nacionalismo] es filosóficamente débil y rudimentaria; según este autor las identidades nacionales no vienen dadas por la realidad histórico-social, sino que son construidas por la ideología nacionalista y los Estados.”

Alfredo Cruz Prados afirma que «la misma nación es una entidad creada ideológicamente por él, y no algo natural, objetivo y anterior al mismo nacionalismo, como esta ideología afirma».”

Luis Rodríguez Abascal, refiriéndose al nacionalismo culturalista, ha dicho que «no defiende la diversidad cultural, sino que propone un modelo normativo de cultura que homogeneiza prácticas culturales preexistente […] sin concederles relevancia moral y política».”

“El nacionalismo pone a una determinada nación como el único referente identitario, dentro de una comunidad política.”

3. Reinventar el futuro: El Federalismo Biorregional, la red de repúblicas.

hidra

El federalismo biorregional se basa en la descentralización, en un modelo excéntrico de multiplicidades y excepciones en el que los estados/repúblicas tienen la autonomía para examinar los programas federales, y autodeterminar cuales deben ser “opcionales” y cuales “modificables” según sus necesidades, capacidades, condiciones, usos, y costumbres.

Su objetivo fundamental es descentralizar la educación, la salud, la electricidad, la cultura, el deporte, la ciencia, el transporte, las comunicaciones. Si un estado prefiere hacerse cargo de la educación pública porque considera que puede hacer un mejor trabajo que el gobierno federal o porque ve afectado los intereses culturales e históricos de sus constituyentes, ese estado debería tener la opción y la libertad de elegir, porque ser partícipe de programas y reformas que afectan negativamente la calidad de vida de los ciudadanos es políticamente absurdo, un buen ejemplo: el eufemismo “reforma educativa” del gobierno federal obliga a los ciudadanos a pagar el mantenimiento del inmueble escolar, y a cambio reciben texto plagados de errores, conocimientos simplificados, y demás galimatías ilustradas con caricaturas.

El federalismo biorregional propone que cada estado elabore sus planes de desarrollo considerando los siguientes puntos: reducir el uso de hidrocarburos y la producción de desperdicios, desarrollar un transporte sostenible, investigar materiales locales y sostenibles, consumir comida y agua local sostenible, proteger el hábitat natural y la fauna salvaje, fomentar la cultura y las tradiciones, fortalecer el comercio justo, la igualdad, la salud y la felicidad.

El federalismo biorregional no pretende homogenizar la diversidad en una sola identidad nacional, ni crear mitologías unificadoras y reduccionistas, ni implica el rompimiento de las relaciones oficiales y comerciales interestatales, ni la negación al libre tránsito y migración de los ciudadanos mexicanos, es una reconfiguración del sistema y de los programa federales a partir de renegociar el pacto federal entre los estados.

El federalismo biorregional se basa en una filosofía que ofrece una nueva mirada al territorio que permite incorporar aspectos sociales, económicos y políticos con el contexto ecológico; es una forma alterna de identificación con el lugar, su historia y su cultura, para ajustar el desarrollo a las carácteristicas naturales de cada región.*

La libertad no es estar sometido a un ritmo de desarrollo dictado por la planeación central.

¿Cómo se puede comenzar?

Inicialmente mediante firmas ciudadanas y declaraciones públicas para hacer llegar el tema a los medios y a los representantes oficiales. Posteriormente se hace una consulta nacional utilizando el plebiscito: ¿Quieres disolver y volver a renegociar el pacto federal? -Finalmente a partir del referéndum los estado aprueban un nuevo contrato federal.

Beneficios de las descentralización:

Es integral (involucra a la actividad privada y pública)
Es participativa (no excluye a nadie)
Es gradual (se realizan competencias y transferencia de recursos de forma ordenada)
Es estable (los gobiernos estatales se eligen regionalmente a partir de sus bases sociales)

Imagen

*“La democracia biorregional (o biorregionalismo) es un sistema de administración política a partir de reformas electorales diseñadas para forzar el proceso político hacia una democracia que represente mejor las preocupaciones por la economía, el cuerpo, y las preocupaciones ambientales (e.g., calidad del agua). […] “Una biorregión se identifica por características naturales tales como el clima, el tipo de suelo, el relieve, la cuenca fluvial, la flora y fauna del lugar, etc. Pero también por la huella cultural dejada por los seres humanos que han poblado durante años dicha región, modelándola lentamente y manteniendo siempre un cierto equilibrio.”

0,,1929169_4,00

La libertad no es estar sometido a un ritmo de desarrollo dictado por la planeación central.

Los estados crearon el gobierno federal, los estados lo pueden transformar.

Imagen

Anuncios

5 pensamientos en “FEDERALISMO BIORREGIONAL, si se mueven las placas tectónicas, ¿por qué no la división política de México?

  1. Pingback: DE LA REPUBLICA DE REDES A LA RED DE REPUBLICAS | TEATRO DE LA MENTE

  2. Pingback: El Mitote Separatista de la República de Baja California o Los Sentimientos virtuales de una nación | TEATRO DE LA MENTE

  3. Pingback: FEDERALISMO BIORREGIONAL, Los estados crearon el gobierno federal, los estados lo pueden transformar. | TEATRO DE LA MENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: