EL PODER DE LO FALSO


Imagen

Hace diez años recibí en el correo cuatro cheques por la cantidad de $2,052,234.00 Pesos. Fue un día maravillos, me sentí increíblemente afortunado al abrir el sobre enviado desde la oficina nacional del Reader Digest, tanta fue mi sorpresa que al descubrir en letras pequeñas el mensaje “este no es un cheque”, lo guardé porque a nivel conceptual estos cheques represantan una contradicción que simultáneamente es falsa y real, -es un cheque que no es un cheque-, es un artefacto que borra y afirma lo real y lo falso: Es tan real que requiere decir que es falso, y es tan falso que parece real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: