TECNOHIPNOSIS: DETERMINISMO SOCIAL VS DETERMINISMO TECNOLOGICO


Imagen

0

Tecnohipnosis no es una conferencia en contra de la tecnología, es una llamada a hablar sobre todo eso que está sucediendo en nuestras vidas con la tecnología; sobre los hijos hiperactivos, los tecno-berrinches de los adolescentes, la ansiedad por desconexión, el oir el celular en los sueños; es la confrontación de los mitos de que la tecnología es “neutral”, es una invitación a deshipnotizarce de la sugestión mediática que hace creer que somos impotentes de cambiar o que “no se puede hacer nada” porque es el determinismo de una economía inmersa en la tecnología. Tecnohipnosis busca ayudar a reclamar nuestra existencia de la neurosis provocada por los aparatos y el vivir inmersos en una explosión de energía electromagnética; es una invitación a recuperar la conversación, la atención, la soledad, el ser, el aburrimiento, todo eso que es fundamental de la experiencia de vivir y de construir un Yo fuerte.

Imagen1

La adicción a Facebook o Twitter representa el quedar atrapado en un loop de “sentir los propios sentimientos con los demás”, “quiero sentir algo, voy a escribir un posting”, es una forma de validación y de creer que “mi vida es más de lo que vivo”; pero lo que sucede es que se cae en la cultura de las actualizaciones banales; un “reality show” en el que el voyerismo sustituye las relaciones cara a cara, y los loops de actualizaciones terminan derruyendo los cimientos del Yo, porque se ha creado la codependencia en los “Me gusta” de los demás para validar la subjetividad propia; la personalidad, la identididad, el ser; esto tiene como resultado un Yo debilitado y vulnerable a los asedios del drama de la vida real; fragilidad que se revela en los suicidios de adolescentes vía las redes sociales y en la superficialidad, vacío, e infantilismo de las nuevas generaciones. La sociedad de redes ha transformado la ecología de la mente.

En un mundo en el que el goce es obligatorio, el tecnodopaje es socialmente “cool”, y el imperativo hedonista empuja a creer que todo debe ser “sensacional”; ¿para qué se necesita el razonamiento? Si el triunfo de los sentidos sobre el significado implica una mente infantiloide, mejor poner en las escuelas “brincolines”.

Somos vulnerables a que la tecnología de comunicación nos haga olvidar lo que hemos aprendido de la vida por dejarnos ilusionar por sus promesas: “Tu vida es más que vivir, es la experiencia de estar y ser visto por todos”.

La fragmentación mental es el resultado de la estructura tecnológica que deconstruye el razonamiento y la lógica, al romper la linealidad de lectura mediante el “masaje cerebral” que producen los brincos por módulos interactivos, distracción que impide la concentración y la formación de conocimiento, resultando en una nueva subjetividad: El ser esquizomediático.

Imagen

2

Es fácil creer que la tecnología es neutral, y que uno le da el uso a los aparatos cuando quiere y como quiere; esto es lo que se llama en teoría “determinismo social”. El otro lado de la moneda comienza con el descubrimiento de que la tecnología no es neutral, porque en su diseño va implícito un “destino” que realiza el usuario al seguir las instrucciones de operación. Hay tecnologías que las podemos usar alternativamente por ejemplo un cuchillo puede funcionar de desarmador y una llave como destapador, pero hay otras tecnologías más sofisticadas como un misil balístico o una arma bacteriológica que sus usos están determinados o, ¿cuál es el uso alternativo de una bomba de neutrones? -Al utilizar la tecnología, ergnómicamente nos vamos moldenado a su funcionalidad, que a su vez, gracias a la plasticidad cerebral modifica los patrones del pensamiento. Además de los cambios disruptivos que impone cultural y socialmente, la tecnología altera la subjetividad, a esto se le llama “determinismo tecnológico”. El enfrentamiento entre estas dos fuerzas determinantes, la social y la tecnológica, no es equitativa, particularmente cuando la tecnología es seductiva e hipnótica, arraza por nuestra irracionalidad porque traspasa las conciencia crítica y se apodera por medio de los sentidos de nuestra atención, percepción, y emocionalidad; en esta condición nos vemos en desventaja porque no somos concientes que en el proceso de utilizar la tecnología, las máquinas nos utilizan para realizar su destino; y como sucede entre el amo y el esclavo, el amo se hace dependiente del esclavo porque este trabaja la materia; así nosotros nos hacemos dependientes de las máquinas al permitirles que nos releguen, porque al optar por la pasividad del confort o ser arrastrados por la adicción, nos auto condenamos al subdesarrollo de ciertas facultades y a la eventual atrofia.

Imagen3

Es difícil convencer a los lectores profanos cuando se habla en teoría, por ello cuando declaro que las tecnologías de comunicación y los medios sociales pueden moldear un Yo débil, resulta difícil creer que una máquina tiene tanto poder sobre nuestra subjetividad, así que estuve buscando un ejemplo claro y sencillo para demostrar mi teoría, y se me ocurrió este ejemplo: Cuando depositamos la memoria en nuestros aparatos, sea computadora o teléfono inteligente, no nos damos cuenta que por “practicidad” estamos delegando parte de nuestro Yo a la máquina, generando la dependencia del aparato al dejarlo que sustituya nuestra facultad de recordar, puesto que si se pierde o descompone nos quedaremos sin “memoria”; habremos perdido teléfonos, direcciones, nombres y apellidos de contactos, y es común que cuando sucede esta situación la gente también pierde los estribos, hace berrínches, se pone de mal humor y pierde el control, porque se decentraliza el Yo fácilmente al carecer de uno de sus pilares, la memoria. Este es sólo un ejemplo de como la dependencia en las máquinas implican el subdesarrollo de nuestra subjetividad y de cambios disruptivos cuyos efectos no anticipados pueden ser catastróficos cuando se magnifican y multiplican.

Imagen4

Internet no se “ha salido de control”, al contrario, está bajo el control de los servicios de inteligencia y los motores de búsqueda que registran nuestros patrones de navegación; es la red de vigilancia más grande de la historia y Facebook es el diván abierto del psicoanálisis, en el que la gente se “abre y comparte”: Comparto por lo tanto soy / si no comparto no soy / si no me exhibo no existo / existo porque hago de mi vida un aparador de avatar. Quien insista que esta no una nueva forma de subjetividad y diga que se trata de una “nostalgia por el pasado”, se está engañando, este es un verdadero cambio en la psique humana producido por nuestras propias herramientas que moldean la construcción del Yo, deconstruyendo a base de la adicción tecnológica, las facultades superiores. Cuando dominan los sentidos sobre la subjetividad no hay necesidad de cognición, la sensacionalidad avasalla la conciencia.

Imagen

5

México, según el ENEGI, tiene 49 millones de usuarios; según Facebook, 47 millones tienen un muro. Si Facebook genera “revoluciones”, ¿por qué México sigue igual? -Lo que las redes sociales generan es el aislamiento de uno mismo, reflejado en el distanciamiento egoísta e indiferente que dificulta una revolución, porque esta es un movimiento basado en la empatía y la solidaridad con los demás, y las redes sociales generan comportamientos banales, exhibicionistas y competitivos, además, el activismo duro requiere de confianza, algo que sólo se logra en las relaciones cara a cara.

Imagen

6

En muchos casos la gente prefiere relacionarse por Facebook o defiende a capa y espada los beneficios de la plataforma, porque inconscientemente intuyen que nada documenta la realidad de una vida tan gráficamente como el cuerpo; y por ello estas personas prefieren esconderse, maquillar su imagen, recortar lo triste, feo, débil, y editar la selección de fotos a los momentos “felices”; pero quien realmente goza no piensa en fotografiarse, y quien vive para la foto ya ha sacrificado la vida por la imagen. Si ves a estas personas cara a cara podrás darte cuenta que su cuerpo es el documento real de su existencia, y que la simulación en su muro de Facebook es tan sólo un avatar vacío que hace eco a su vida.

Imagen

7

La tecnología de comunicación nos roba los beneficios de la soledad en la que nos rejuntamos para reflexionar sobre nuestra vida; a falta de esta introspección se genera una gran vulnerabilidad que implica un Yo debilitado, mal estructurado a falta de auto examanen y de conversaciones con atención inenterrumpida con los demás, aprendemos a conversar con nosotros mismos conversando con otra gente. La tentación tecnológica nos da la ilusión de que “nos conecta a todos”, pero en realidad nos desconecta de nosotros mismos al quitarnos el tiempo de soledad.

Imagen

8

La saturación de máquinas propicia la sequía de la subjetividad humana: La diferencia entre una subjetividad posmoderna y la moderna se puede observar en la forma en que se educa; en la modernidad la educación implicaba “transmitir conocimientos”; en la posmodernidad el reto se ha vuelto enseñar a “adquirir conocimientos”, ¿qué implica la diferencia entre “transmitir” y “adquirir”? -Grados de involución; en medio siglo se ha logrado desmantelar las facultades críticas, analíticas, simbólicas y creativas del ser humano; se ha pasado del humanismo al posthumanismo, de “la realización plena del ser” al “Just do it”, del “se tu mismo” al “olvidate de ti mismo”, de “una vida incuestionada no vale la pena vivirse”, a “no hay nada más allá de haz lo que quieras”; no es una subjetividad “rebelde sin causa”, porque la rebelión donde el goce se ha vuelto obligatorio se reduce a un gesto, al comportamiento absurdo e infantiloide; el “callejón sin salida” del nihilismo tecnológicamente actualizado.

_Please_Forgive

9

El argumento de que los “vacíos existenciales” y las “tendencias adictivas” con las que cargamos como individuos son “la verdadera causa” de la adicción tecnológica, es el nuevo contrataque de la industria cibernética y de videojuegos. Es como decir que si te haces fumador es porque tienes personalidad adictiva, negando lo que ha sido comprobado clínicamente; la nicotina es adictiva porque produce estímulos gratificantes en el cerebro, y el tabaco produce cáncer a pesar de que por décadas la publicidad lo negó bajo el mito Marlboro, Benson & Hedges, Virginia Slim, Lucky Strike; escondiendo los efectos debastadores de los químicos en el cigarrillo como el cianuro, benceno, aldehído fórmico, metanol, acetileno, amoniaco, son más de 7,000 compuestos. Lo mismo sucede con Internet y los teléfonos inteligentes, hay quienes tienen problemas de aislamiento social y se refugian en las redes sociales y desarrollan el síndrome carpiano, “ojo seco”, dolores de espalda, déficit de atención, ansiedad por desconexión, trombosis venosa, el poopsocking (defecar en un calcetín para no despegarse de la pantalla), pero estos efectos no están directamente relacionados con la disfunción social del individuo, -sino con el abuso tecnológico-, y es aquí donde la industria pretende esconder o minimizar los efectos negativos de los aparatos, porque independientemente de que tipo de personalidad se tenga, -el uso prolongada de la tecnología implica desgastes en el organismo y transformaciones en la subjetividad-, personalidad, identidad, hábitos cotidianos como: aislamientos, superficialidad, impaciencia, déficit de atención, falta de imaginación, fetichismo, infantilismo, exceso de información que no se logra transformar en cononcimiento, todos estos efectos ya han sido identificados clínicamente y relacionados al exceso y abuso tecnológico; y al vivir inmersos en una “explosión de energía”, la electricidad que genera la ciudad es 200 millones de veces más alta que los niveles naturales de la Tierra.

Anuncios

Un pensamiento en “TECNOHIPNOSIS: DETERMINISMO SOCIAL VS DETERMINISMO TECNOLOGICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: