FERIA-LEAKS, GOLPETEO POR LA FERIA DEL LIBRO DE TIJUANA


 Imagen

La Feria del Libro de Tijuana se ha vuelto un botín en disputa por diversos grupos cuyo interés está en la jugosa posibilidad de quedarse con la organización de la feria, el evento cultural más importante de la ciudad.

El principal oportunista de esta iniciativa es el director del Cecut, Pedro Ochoa Palacio, representante federal, quien no satisfecho con haber ofrecido de “buen corazón” que la Feria del Libro se llevara a cabo en las instalaciones del CECUT; ahora conspira sembrando a sus propios trabajadores de confianza en el consejo literario de la feria del libro, típica estrategia para dar el “mayoriteo”. Según rumores, Ochoa ha propuesto poner los 3 millones necesarios para la producción de la feria en la mesa de negociaciones, algo que implica meter el evento cultural más importante de Tijuana al orbe del centralismo federal, lo cual, a como van las “reformas”, no es conveniente ni para la ciudad, ni para los libreros.

La Feria del Libro nace de la iniciativa de la Unión de Libreros de Tijuana y después de 10 años de producción independiente, se asoció con el IMAC bajo la dirección de Leobardo Sarabia.

Esta situación de asedio y conspiración en torno a la Feria del Libro es posible porque la Unión de Libreros tiene como presidenta a Vianett Medina, quien ha evidenciado no representar la opinión de todos los libreros; ya que utiliza su representación para legitimar sus intereses y alianzas con el grupo de la UABC; Daniel Serrano, Hugo Salcedo, Guadalupe Bejarle; y con Ochoa Palacio (CECUT/CONACULTA), Guillermo Alonso Meneses (COLEF), Daniel Salinas (CETYS), Jaime Cháidez (El Mexicano).

Vianett Medina ha hecho creer que el “enemigo” de la Unión de Libreros es Leobardo Sarabia, Director del Consejo Literario designado frente al Presidente Municipal Jorge Astiazarán Orcí, por el Director del IMAC, Jesús Flores Campbell y cuyo tío, Federico Campbell, -Presidente Honorario de la 32 Feria del Libro-, falleció el día de ayer.

Cito misivia enviada por Vianett Medina a los miembro de la Unión de Libreros, el 2 de febrero de 2014: “El viernes me reuní con Leobardo Sarabia y Jesús Flores Campbell. En mi opinión, Jesús Flores aceptó un poco más que el IMAC no organiza aisladamente la Feria pero todavía con temores y dudas. Aunque ambos dijeron que participarían en el comité literario y en la reunión de consejo, es claro que al IMAC le importa mucho protagonizar incluso al margen de los libreros de quienes Leobardo (debo decirlo) habló con desdén. Por otra parte, Leobardo mostró una fuerte oposición (bastante visceral) hacia Pedro Ochoa lo que me deja ver que la distancia y la falta de respeto hacia todos los actores de la Feria se acrecienta por su enemistad con Ochoa.”

En esta misiva, Vianett Medina utiliza su representación irresponsablemente presentando el conflicto de intereses entre IMAC y CECUT, como un problema de “enemistad” entre Sarabia y Ochoa, y como resultado del ímpetu de “protagonizar” por parte del IMAC, sin resaltar el hecho de que las acciones de Ochoa han dejado claras sus intenciones megalomaniacas, y que la primera responsabilidad de Vianett Medina es como “comerciante” y no como “intelectual”. En realidad el papel de Vianett es conciliar todos los partes en la negociación sin mostrase parciliazada por capillas institucionales y al margen de diferencias personales.

En la misma misiva, Vianett Medina manipula la convalescencia del Director del IMAC insinuando a los libreros que Flores Campbell no se quiere reunir con ellos: “No conseguí hablar a Flores Campbell. Además de llamarle, el viernes fui a la Casa de la Cultura pero no estaba. Me dijeron que seguía enfermo.” Cuando sabemos que el funcionario está muy delicado de salud, lo cual hace ver una desconsideración por parte de la presidenta de la Unión de Libreros al Director del IMAC. ¿Dónde quedan los libreros en esta manipulación de mensajes, red de intriga en la que se proyectan intereses y pasiones por dominar un evento para y de la ciudad? -Los libreros han tenido el control por ser los intermediarios de la distribución y venta del libro en la feria, ya que a las grandes editoriales no les conviene “acabar” con sus propios clientes en Tijuana, sería un comercio desleal y tonto. El volúmen de venta en la feria se suma a los pedidos que los libreros realizan todo el año. Los libros no serían más baratos si las editoriales vendieran directamente, ya que tienen un “precio oficial” en todo el país.

El 9 de febrero, Vianett escribió a los libreros: “El viernes por la tarde me habló el asesor del alcalde, después de que en la semana entregué la carta que el Consejo le escribió hace una semana, a propósito de la conferencia de prensa. Jorge de Garay (el asesor del alcalde) me llamó para anunciar que daría seguimiento al tema de la Feria. En ese momento la carta ya estaba en prensa, una vez que Jaime ofreció al consejo publicarla y tuvo la confirmación de cada uno. La pueden ver hoy en el suplemento Identidad. No es polémica pero su presencia parece que mantendrá más atento al alcalde quien, según De Garay, no sabía del descuido en que nos ha tenido el IMAC.”

¿Cuál es este descuido del que De Garay habla, gracias a la carta mandada por el consejo? -Lo que realmente se ve en la carta publicada en el suplemento cultural de El Mexicano, Identidad el pasado 9 de febrero; es que los firmantes del consejo con sus peticiones al presidente municiapal, parecen dar los últimos manotazos por aferrarse a continuar con los privilegios que han tenido en el trienio pasado de controlar e influir de manera directa en las selección del programa y alocación de fondos, siendo juez y parte en la organización de la feria en años pasados, sin respetar la nuevas disposiciones de la actual adminstración del muncipio.

Ese mismo 9 de febrero, Vianett Medina comunicó a los libreros, “Por estas ganas de aparecer sumadas al hecho de que el IMAC no nos está respetando, me pregunto: el presupuesto de 3 millones que prometió se empleará en nuestra Feria o en los viajes que realizarán “los organizadores” (Leobardo y equipo) a Medellín, cuya Feria tendrá a Tijuana como invitada.”, ¿cómo no puede creer Medina en los 3 millones del presupuesto del IMAC, y si cree en los aportes que puedan tener las otras instituciones, cuando tradicionalmente han sido colaboradores del ayuntamiento?

Medina remata con la insidia lanzando acusaciones a priori en contra de Sarabia, sobre algo que aun no sucede, ¿una proyección? -Todavía el IMAC no recibe el prespuesto, y ni siquiera se ha designado a un consejo para la selección de los autores que representarán a Tijuana en Colombia. Lo curioso es que el grupo que Vianett representa, -distinto a la Unión de Libreros-, se compone de académicos que misteriosamente fueron seleccionados para asistir a “Léala 2013”, cuando Tijuana era la ciudad invitada a participar en la desaparecida feria de Los Ángeles.

Otro detalle de la misiva de Vianett Medina que apunta en esa dirección nos confirma: “Al momento, también ICBC señaló que apoyará en lo económico, así como la UABC. Al momento, la suma de lo que aportará el Cecut y el ICBC supera la aportación del IMAC.Poniendo otra vez en duda y desprestigio la participación del IMAC, favoreciendo a su grupo de capilla.De esta forma paranoica ha fincando certezas sobre promesas sin fundamento, y ha creado toda una telaraña de manipulación y ambiciones, poniendo en juego uno de los principales eventos de la ciudad como es la feria del libro, la cual se merece un espacio digno, una organización más trasparente y justa para los escritores, los ciudadanos, los libreros y las editoriales.

No olvidemos que el papel de Pedro Ochoa fue conceder el espacio del CECUT para que se organizara la feria del libro después que fue boicoteada por Comercial Mexicana, ya que no convenía a su intereses y la administración de la Plaza Río. Sin embargo ahora que vió el éxito que tuvo la feria en el CECUT, Ochoa la quiere asimilar a su programación sin considerar que es una feria para la ciudad, de la ciudad, y en la ciudad. Es de conocimiento público que el CECUT se maneja de forma federal y comercial, y bajo el “despotismo ilustrado” de Ochoa que con una gran falta de respeto ignora a los creadores de la localidad que por alguna razón no le convienen o no se ajustan a la nostalgia cultural centralista. No olvidemos que Ochoa Palacio es amigo de Rafael Tovar y de Teresa, y es muy fácil “llevar agua a su molino”.

vianett 2vianett 1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: