“POR QUÉ ME CURÉ DE DIOS”, 7 APUNTES DE UN ATEO.


Imagen

1. En mi infancia mi madre recibió una Biblia traída directamente del Vaticano, es una edición encuadernada en piel con los decantos de las hojas de papel de arroz barnizadas de color oro. Yo me tiraba en el piso y me ponía a leer su elegante tipografía, me fascinaban sus ilustraciones tan realistas y las comparaba con mi primer libro, una edición especial de Las mil y una noche (Alf layla wa-layla), y mientras hacía mis lecturas comparativas en silencio, no dejaba de preguntarme cómo es que ese dios del Viejo Testamento podía ser tan cruel y violento. Y cuando finalmente llegué al Nuevo Testamento (Evangelio) me seguía preguntando por qué tanta violencia y muerte a pesar de las “nuevas noticias”, pero nadie me podía responder, ni mucho menos a las contradicciones y discrepancias que fui encontrando entre los libros y autores que conforman la Biblia. Finalmente, un día una monja franciscana muy inteligente me dijo que eran metáforas y alegorías, que no lo tomara literalmente pero que debía obedecer “la palabra de dios”, y cuando le pregunté qué si también debía matar a los que no creyeran o tuvieran otros dioses, a ellos y sus familias tal como demanda dios (Jeová), o qué si debía sacrificar a mis hijos por no obedecer y apedrear a las mujeres adúlteras, ella me dijo que eso no, entonces le pregunté ¿cómo es que debo obedecer y al mismo tiempo no debo obedecer? -Ella guardó silencio, y a mi se me ocurrió preguntarle sobre la esclavitud, tema que habíamos visto en la clase de historia de México, “Si la esclavitud es mala, ¿por qué no está prohibida en los diez mandamientos?” -En ese momento la monja se rascó la cabeza y me dijo, “Mañana hablamos, ya es hora de ir a rezar.”

 

2. No solo estaremos más tiempo muertos que vivos, sino que hemos estado ausentes del 99% de la historia de la humanidad y en este mismo instante el resto del mundo funciona perfectamente sin nosotros, -nadie nos necesita-, somos reemplazables a pesar de nuestra individualidad, por ello me pregunto, ¿por qué resulta tan difícil imaginar que vamos a desaparecer para siempre? Para mi, los que se rehusan a aceptar su desaparición, -los religiosos y creyentes en la vida eterna y las reencarnaciones-, demuestran tal auto importancia arrogante y egoísta que niega toda esa piedad y humildad con que se presentan ante los demás.

 

3.Cuando los creyentes religiosos se muestran intolerantes y señalan a los no-creyentes llamándoles “infieles”, “herejes”, “blasfemos”, demuestran una gran falta de delicadeza, porque en su soberbia fanática no reconocen que el “derecho” de creer sus creencias y practicar sus ritos sin que nadie se lo prohíba, los persiga y los castigue, a diferencia de como lo hacen y lo hicieron (inquisiciones, guerras santas, fatwas contra escritores, jihads contra infieles), -es un logro histórico de ateos y liberales-. El colmo llega cuando se ponen a defender la existencia de sus dioses y la divinidad de sus escrituras, y al carecer de evidencia concreta se fundamentan en decir, “Porque yo creo, dios existe”, es decir, utilizan el “derecho civil de la libertad de culto” queriéndolo hacer pasar de “evidencia”.

 

4.La fe es el método de la falsificación religiosa de la evidencia y la manera más fácil de crear ateos, puesto que un ateo no es el que “no cree en dios”, sino el que no duda de lo que le dice su experiencia, su observación, su inteligencia y la evidencia de los hechos frente a su propia confirmación.

 

5. Para que en México exista realmente la libertad de culto, la religión debería ser como el matrimonio, el alcohol, y el sufragio, -prácticas de mayoría de edad-. Adoctrinar a los niños con la excusa de que “Hay que inculcarles valores”, es aprovecharse de que el cerebro del niño aun no está formado. Todos los valores morales se pueden enseñar de forma laica utilizando el razonamiento ético. Las edades del catecismo, la primera comunión y la confirmación coinciden con etapas de la infancia y la pubertad en que aun se tienen “amigos imaginarios”, facultad humana que fácilmente es secuestrada por la religión para sustituir las fantasías por creencias religiosas. La adoctrinación religiosa debería ser prohibida a los menores de edad.

 

6. En México, aunque no creas ni vayas a misa, los albañiles trabajan escuchando sermones, los taxistas manejan escuchando predicadores, los fanáticos tocan a tu puerta tratando de venderte amigos imaginarios, los campanarios te invaden el sueño, pocos viven fuera de la hipnosis del cielo y el infierno, la culpa y el sacrificio, de la muerte, la resurrección y la vida eterna, pareciera que uno vive asediado por una conspiración cuya lógica es una iglesia para la mente.

 

7. El ateísmo es el viaje del creyente que alcanza su propia realidad, del que se deshipnotiza y despierta de la ilusión y el encantamiento de la religión y sus creencias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: