DIOS ES UN CÍRCULO VICIOSO


Imagen

“La naturaleza de Dios es un círculo cuyo centro está en todas partes

y la circunferencia en ninguna.” -Empédocles, 490 – 430 a. C.

1- Un creyente es alguien que olvida que él es el creador de las creencias y cae en la esquizofrenia, oye voces y cree que son distintas a su propia conciencia.

2- Dios es la proyección de seres engreídos (“elegidos”) que no aceptan su mortalidad y pretenden que vivirán eternamente y señalan de “egoístas” a quienes no creen en semejante hubrís de fe y aceptan humanamente que esta es su única vida.

3- Dios como respuesta “personal” a los asuntos de la vida es una excusa común para no seguir buscando, para no cuestionar, para auto justificarse la mediocridad, el miedo y la estupidez, y ante todo para callar la crítica y desacreditar todo lo que ahuyenta el oscurantismo religioso y la comodidad dogmática de los sumisos a sus propios fantasmas.

4- La “necesidad de Dios” es una muletilla herencia de nuestra largo y arrastrado avance del oscurantismo a la racionalidad crítica, y posteriormente a “la irracionalidad de la razón”, es decir, a los atroces usos de la ciencia y la tecnología, pero esto no significa que “Dios tiene razón” o que las religiones estén justificadas, puesto que ellas mismas son parte de la corrupción humana.

5- Los creyentes moderados son los más peligrosos porque son las “tapaderas” que hacen creer que “la religión ya se modernizó”, pero si investigas, te relaciones con creyentes y llegas al fondo en una discusión, encontrarás que es la misma irracionalidad la que une al moderado con el fanático, no obstante los moderados son dobles traidores: traicionan los dogmas de fe y traicionan a la razón.

6- Si los creyentes llaman a la inteligencia crítica “Ego”, preferible ser “egoísta” que un idiota sumiso a sus propios fantasmas y miedos, o lo que es peor “pagar” por ser engañado.

7- Los creyentes creen que los ateos deben comprobar que “Dios no existe”, pero esta postura es absurda, puesto que la situación es inversa y quienes tienen que comprobar que sus amigos imaginarios existen son los creyentes, -declaraciones increíbles requieren pruebas irrefutables-, y hasta ahora no ha habido un solo creyente que proporcione evidencia que vaya más allá de su fe, diciendo “Mi fe es mi verdad”, pero esto es absurdo puesto que la verdad requiere de evidencia para ser verdadera, y la fe requiere de la “suspensión de la incredulidad”, es decir del pensamiento crítico, y un ser humano sin pensamiento crítico es un idiota.

8- Los “ateos redimidos” son lo que te dicen: “Yo fui más ateo que tú, yo hasta cometí blasfemias contra Dios, usé drogas, era criminal, pero ya lo encontré, ahora él me habla…”, este tipo de seres creen que el ser ateo es comenter blasfemia, lanzar improperios, odiar a amigos imaginarios, ser sociópata o psicópata; confunden el odio con la razón crítica, y la inteligencia con el egoismo. No se dieron cuenta que sus dudas eran el principio de su progreso intelectual, el límite que debían cruzar para seguir evolucionando intelectualmente. En el fondo, el miedo fue mayor que su voluntad y sed de conocimiento verdadero (comprobable) y se conformaron con amigos imaginarios y fantasmas surgidos de la cueva de la superstición. Lo peor de su caso es que son resentidos y quieren que los ateos sean condescendientes, si no, se volcan en su contra por no requerir dioses y religiones. Los ateos redimidos “hacen corazón de tripas” creyendo que su dilitante ateísmo los justifica y les da la razón para pontificar: “Yo se que encontrarás a Dios!!”.

9- En México hay escasos espacios para hablar abiertamente desde la razón y la ciencia sobre la irracionalidad que pervive y promueve la religión y lo que esto significa como atraso social y político para un pueblo; paradójicamente, cualquiera pueda tener su propio “amigo imaginario” al que le puede hablar sin temer la persecución inquisidora y la hoguera, gracias al derecho inventado e implantados socialmente por ATEOS: el derecho a la esquizofrenia “divina” o sea la libertad de culto.

10- Ninguna necesidad humana justifica ningún orden social, religioso o ideológico, al contrario, las necesidades transforman las ideas, los sistemas, y las creencias. Pretender separar las religiones de “los amigos imaginarios” es como querer separar el capitalismo de la propiedad privada, ABSURDO, es sine qua non (sin lo que sin ello no es).

11- La supuesta “necesidad de Dios” es en realidad el secuestro cognitivo del ser humano; el rapto de su fragilidad, imaginación, cuestionamiento, y curiosidad en favor de credos religiosos e intereses comerciales y políticos.

12- Cuando me dicen, “es mejor ser uno mismo y no fijarse en lo que los demás creen”, considero que refleja una postura liberal caduca puesto que la religión avanza socialmente a inmiscuirse, no sólo en la cultura sino en las instituciones supuestamente “laicas”, es decir, vivimos en una sociedad sin libertad de culto en la que desde la infancia somos secuestrados por doctrinas religiosas, y por ello considero apropiado que las personas agredidas en su libertad, las que cultivan sus dudas sin desear volver al oscurantismo de los dogma de fe, y las que pueden identificar socialmente la influencia religiosa como un atraso al socavar las capacidades críticas y el perímetro de libertad del individuo; a todas ellas las llamo a que se preparen, investiguen, y salgámos públicamente como cualquier otro activista social a confrontar crítica y racionalmente las fuerzas retrógradas que sujetan desde la inconsciencia a los 120 millones de mentes que se identifican como mexicanos, es la única manera de ir más allá del cinismo y el laissez-faire (dejen hacer, dejen pasar) que nos ha traido al estado fracasado. La raíz de nuestro atraso es la superstición y el miedo que dan el “timón del pueblo” a la clerecía y a la oligarquía, garantizando la sumisión social ante fantasmas, dogmas y creencias infundadas desde el púlpito, las escuelas y los medios.

13- Creas o no creas la evidencia sigue siendo verdadera, y las “verdades” sin evidencia, falsas, por ello los dogmas de fe son contra inteligencia.

14- El miedo a fantasmas, dioses, y “amigos imaginarios” es absurdo, puesto que no implican peligro; el peligro es real, el miedo es una reacción emocional.

15- El vicio es la peor forma de esclavitud, porque es invisible. Dejar la adicción a Dios es cortar el círculo vicioso que te esclaviza a fantasmas de tu propia creación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: