GUERRA MUNDIAL Z, ¿UNA OBRA DE PROPAGANDA SIONISTA?


Recently Updated99

“El cine, con su posibilidad de crear verdaderos fantasmas, imágenes de luces y sombras, inasibles como un sueño compartido, fue el mejor vehículo para alentar falsas ilusiones en el espectador, para servirle de refugio, de sucedáneo de una realidad que le impedía desarrollarse humanamente y que, a modo de compensación, le permitía soñar despierto.” -Tomás Gutiérrez Alea, Dialéctica del Espectador.

El año pasado vimos el estreno de la película “Guerra mundial Z” con Brad Pitt en la que actúa como empleado de la ONU tratando de detener una infección viral que convierte a la humanidad en zombis rabiosos.

En una de las escenas centrales de la película, un avión aterriza en el aeropuerto de Atarot, Israel; en él viene Brad Pitt buscando respuestas a su investigación relacionada con la etiología del virus. Posteriormente vuela en helicóptero a Jerusalén que se encuentra recién amurallada, -tal como sucede con la “Línea Verde” entre Cisjordania y Gaza-, y descubre que esta zona de seguridad fue establecida justo antes del brote de la epidemia.

Mediante un personaje que representa a un funcionario de la Mossad (servicio secreto israelita), le explica retóricamente a Brad Pitt las “razones” por las que Israel ha construido el “Muro de la Separación”, renombrado en la película como “Las Puertas de la Salvación”. El funcionario le dice a Pitt, “La gente no cree que algo malo va a suceder, hasta que es demasiado tarde, así que decidimos hacer un cambio…”, Brad le responde, “Están dejando entrar mucha gente”, el funcionario contesta, “Cada ser humano que salvemos, es un zombi menos con el que debemos luchar”.

De entrada el argumento del funcionario representa una falacia, puesto que bien podría ser la justificación de una “profecía auto cumplida”: La profecía que se autorrealiza es, al principio, una definición «falsa» de la situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva «verdadera».”

En mi opinión esta escena en particular es una exagerada pieza de propaganda en la que los israelitas (sionistas) son presentados como “pragmáticos salvadores” del mundo; el Muro de la Separación como estratégicamente “necesario” para que Israel no sea atrapado con la guardia baja; y el supuesto “humanismo” e “inclusividad multicultural” israelí se presenta como “la debilidad” y el error trágico que arrastra a “la ciudad de la paz” a la destrucción, ¿y cómo sucede esto?

En la segunda parte de la escena vemos a los palestinos con banderas entrando y siendo recibidos por soldados y civiles israelitas que levantan las manos al cielo dando gracias a Dios. Entre ellos, una adolescente palestina toma un micrófono para comenzar a orar/cantar en son de gracias, pero el sonido amplificado atrae a los zombis que están fuera y estos comienzan a apilarse tratando de brincarse la muralla. Finalmente lo logran y al caer del lado israelita comienzan a ser masacrados por el ejército sionista; la población civil huye por las callejuelas y la invasión de zombis rabiosos que muerden y contagian a los israelitas llega a su “metástasis”.

Justo en este momento el espectador que con antelación ha suspendido voluntariamente su incredulidad para ser entretenido (entretenimiento ˃ emoción ˃ hipnosis), termina siendo avasallado por el terror de la escena y automáticamente baja sus defensas críticas, dejando su inconsciente abierto para ser manipulado con el arma predilecta de la guerra psicológica, “el miedo al otro”, es decir, a la misma humanidad. Y sin percibirlo, subliminalmente mediante un «virus» se deshumaniza en ojos del espectador a los palestinos.

Para deshumanizar a un “enemigo” u “oponente”, se debe primeramente tocar el cerebro emocional del sujeto que percibe al otro, y reducirlo mentalmente a responder bajo las redes básicas de la sobrevivencia tejidas por miedo, asco, agresividad, celos, sed de venganza, hambre, etc. Es decir, sí sentimos repulsión por el otro, se le temerá con desconfianza, y no se dudará en exterminarlo o dejarlo morir, ya que “no es como nosotros”.

En la película y en la Historia, es obvio que la gente que viene de fuera de las murallas de Jerusalén son los palestinos, que ya no son “humanos” sino zombis. Y que a su vez las murallas de Israel ya no son para segregar palestinos, sino para “salvar humanos”. Este “escamoteo” narrativo es un mecanismo de manipulación simbólica en la que se abusa la emocionalidad del espectador con el bombardeo de los efectos especiales, y nos demuestra cómo opera la ideología subyacente de Hollywood. Por ello insisto en mi filosofía que por más inocente que parezca, “el entretenimiento no es libre de valores”.

Hollywood, controlado por una poderoso grupo de judíos pro-Israel que utilizan el cine para acostumbrar y condicionar masivamente a lo que está por venir (sea moda, tecnología, política, guerra e ideología), borra las fronteras entre lo real y la ficción, entre el porvenir y la propaganda. Y mediante el uso del audiovisual se pinta en el subconsciente de los espectadores a enemigos y agentes non gratos del política dominante, se deshumaniza oponentes, y se crean sesgos y prejuicios étnicos, religiosos, sexuales, sociales, e históricos.

Desde los tiempos del Tercer Reich, el poder de enajenación masiva del cine fue muy apreciado por el Ministro de Propaganda nazi, Joseph Goebbels, quien contrató a la cineasta Leni Riefenstahl para realizar una de las obras maestras del cine y la propaganda del siglo XXI, “El triunfo de la voluntad”.

En realidad, los nazis sólo actualizaron las teorías de Edward Louis Bernays, sobrino de Freud, “el psicoanalista de las corporaciones en problemas…”, y padre de la propaganda moderna a quien re-nombró como «publicidad» o “propaganda para tiempos de paz”. Bernays en 1928, en su libro “Manipulando la Opinión Pública”, nos dice maquiavélicamente, “Esta es una era de producción en masa. En la producción en masa de materiales una amplia técnica se ha desarrollado y aplicado en su distribución. En esta era, también, debe haber una técnica para la distribución masiva de ideas.”

En los últimos años, distintos investigadores de medios alternativos como Alex Jones y Alan Watt, han usado el término «programación predictiva» para referirse a la “inducción de información para constantemente actualizar nuestra base de datos de lo que es la realidad y lo que vendrá después.” Este concepto ha sido atacado como “pseudociencia producto de mentes conspiranoicas”, no obstante, la obra de Bernays no deja duda de la efectividad programática de la publicidad cuando se fusiona con el mundo del entretenimiento y las agendas políticas del momento, una tendencia de la que también fue pionero. Bernays fue contratado durante la administración del presidente norteamericano Eisenhower para crear la campaña mediática que ayudó a desestabilizar el gobierno del presidente de Guatemala, Jacobo Arbenz Guzman (1951-1954), a favor de la United Fruit Co. mediante un golpe de Estado orquestado por la CIA. Tras el golpe, Arbenz se exilió y murió en México en 1971.

No deja de sorprenderme la valentía de Javier Bardem, Penélope Cruz, Pedro Almodóvar, y Eduardo Noriega, al romper el cerco de la censura impuesto por el monopolio hollywoodense a los actores y directores, escribiendo una carta pública en solidaridad con Palestina, y que fue atacada el 3 de agosto por el actor norteamericano Jon Voight, padre de Angelina Jolie, esposa de Brad Pitt, en una carta abierta publicada en la revista Variety, cito; “Mi nombre es Jon Voight y estoy más que enojado. Estoy desconsolado que gente como Penélope Cruz y Javier Bardem puedan incitar antisemitismo en todo el mundo y sean ajenos a los daños que han causado […] Es evidente que son ignorantes de toda la historia del nacimiento de Israel […] Ustedes deben colgar sus cabezas en vergüenza. Ustedes deben salir al frente con un profundo pesar por lo que hicieron, y pedir perdón a las personas que sufren en Israel.” Y los que sufren en Gaza a manos del ejército sionista, ¿quién les pedirá perdón?

El domingo 24 de agosto, apareció la petición firmada por casi 200 miembros de la élite de Hollywood en “apoyo a Israel”. “Un Rolodex es el arma elegida” fue la frase usada para contrarrestar “el señalamiento de Israel para el boicot”, mediante su declaración en las revistas Variety, The Hollywood Reporter y Billboard, y otros periódicos norteamericanos. Entre lo firmantes se encuentra: Seth Rogen, Arnold Schwarzenegger, Bill Maher, Sylvester Stallone, Ziggy Marley y el manager de Justin Bieber, Scooter Braun. El documento fue elaborado por el grupo “Pro-Israel”, llamado “Comunidad Creativa por la Paz”.

El 25 de agosto, Wikileaks filtró un cable de 2008 enviado por Tel Aviv al Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, al secretario de Defensa y al secretario de Estado de EE.UU., que revela que la ofensiva de Israel en Gaza es una acción deliberada: “El cable resume la declaración de un general israelí sobre los planes de guerra aprobados, que ya fueron utilizados en el Líbano y se ejecutarán en el futuro, y que representan una doctrina militar de Israel, la llamada ‘Doctrina Dahiya’”, afirmó Michael Ratner, presidente emérito del Centro para los Derechos Constitucionales (CCR), con sede en Nueva York, y presidente del Centro Europeo para los Derechos Constitucionales y Humanos (Berlín).

El mismo 25 de agosto, 327 supervivientes y descendientes de las víctimas del holocausto nazi firman una carta abierta publicada en el sitio de la “Red Internacional Judía Anti-Sionista” en la que piden el final inmediato del bloqueo a Gaza y llaman al boicot de Israel: “Como supervivientes judíos y descendientes de las víctimas del genocidio nazi inequívocamente condenamos la masacre del pueblo palestino en Gaza y la continuada ocupación y colonización de la Palestina histórica”

¿Cómo puede el gobierno norteamericano continuar el financiamiento de 3 billones de dólares anuales al Gobierno de Israel, que admite abiertamente que cometió, comete y cometerá más crímenes de guerra? ¿Será todo esto mi “paranoia”, o es pura coincidencia?

PD: Evítense la pena de decir que soy “antisemita”, tengo genes sefardí.

 

Anuncios

Un pensamiento en “GUERRA MUNDIAL Z, ¿UNA OBRA DE PROPAGANDA SIONISTA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: