¿PADECE LA COMUNIDAD DE TIJUANA, PUGNAS DE PODER EN EL IMAC?


Recently Updated109

Después de leer la carta en Facebook de Azzul Monraz y tener conocimiento de la carta firmada por los maestros de la Casa de la Cultura de la Colonia Altamira, y previamente de la carta firmada por la Asociación de Libreros de Tijuana, -últimas entregadas a la presidencia municipal-, veo claramente emerger un patrón.

Primeramente cito la carta de Azul Monraz:

“Me siento decepcionada, mis compañeros del grupo y yo estamos donando nuestro concierto para la fiesta del libro en Medellín a través de IMAC, quienes están poniendo los viáticos. Me han dado toda la información a ultima hora, me hacen volar a media noche para llegar al DF y por un “descuidito” separame de mi grupo y hacerme esperar 14 inesperadas horas en este aeropuerto que es abierto y helado, llegare el mero día que doy el concierto a la 1 de la mañana a Bogota y nose a que hora es mi salida a Medellín porque, así son las cosas. Mientras, nosotros donando nuestro concierto y cubriendo nuestros gastos de operación. No me siento honrada, llegaré agotada a dar un concierto, no voy de vacaciones voy a trabajar, pensé que mínimo podían cuidar estos aspectos. Me molesta el descuido, que piensan ¿que traigo un cuerpo de repuesto en la maleta? se trata de respetar el trabajo, el tiempo, de fijarse, de prevenir, mandar con tiempo y completa la información “hicieron lo que pudieron” para cambiar mi vuelo, que desafortunado momento. Aquí con ansiedad, un chingo de frío y tristeza. ( dejo mis faltas de ortografía violentamente)”

La segunda carta se relaciona al cese del “…maestro Marco Antonio Labastida y Jorge Domínguez […] por Jesús Flores Campbell de la Casa de la Cultura de la Colonia Altamira y de Playas de Tijuana, respectivamente, porque “en los casos de estas coordinaciones los resultados alcanzados en casi 8 meses de gestión, están por debajo de la meta”, según informó el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Tijuana. Y de manera sorprendente, los maestros de la Casa de la Cultura de la Colonia Altamira, contradicen la versión oficial y solicitan mediante una carta notariada la restitución del maestro Marco Antonio Labastida Bojórquez, cito carta al Presidente Municipal, Dr. Jorge Astiazarán Orcí, del 9 de septiembre del 2014:

capture-20140913-172053

“En esta ocasión manifestamos nuestro desacuerdo por la destitución del maestro Marco Antonio Labastida Bojórquez como coordinador general de nuestra institución. Nos hemos dado cuenta que desde que él llegó a dirigirnos el clima de armonía en el ámbito académico y laboral ha mejorado ostensiblemente, así como el número de alumnos que atendemos en el aula y también en el edificio “Pedimos la restitución del maestro Marco Antonio Labastida Bojórquez.” -Atentamente Maestros de la Casa de la Cultura de Tijuana.

La tercera carta fue entregada hace aproximadamente dos meses por la Asociación de Libreros de Tijuana, a la Secretaría del Desarrollo Social del Municipio, quien administrativamente es responsable del Instituto Municipal de Arte y Cultura. En la carta se detalló una lista de irregularidades administrativas y operativas producidas al parecer por conflictos internos del IMAC.

Al sumar las tres cartas emerge un patrón definido por un alto grado de desorden e inestabilidad. La situación que se vive en el IMAC es similar a la dinámica ocurrida en la pasada Feria del Libro de Tijuana 2014. Igualmente se distinguió por un alto grado de “entropía” que hace que el funcionamiento interno del instituto se desencaje, desfase y atrase; y se tenga que recurrir a la improvisación de cambios desarticulados por motivos “misteriosos”, que parecieran instrumentalizar el desorden con repercusiones en terceros.

¿A qué se debe este “caos” de contratiempos?

Shakespeare nos diría que en el “Palacio de la Cultura”, la familia está dividida. “Se juegan poderes encontrados. Dos casas antagónicas cuyo balance se mantenía gracias al patriarca recién enterrado.” Ahora, en un mismo palacio se enfrentan creando la entropía que desarticula el trabajo coordinado. Las movidas maquiavélicas de una y otra casa, sus bloqueos y sabotajes, zancadillas y golpes bajos, repercuten en la sana operación del instituto; y como consecuencia los creadores, escritores, músicos, cantantes, bailarines, raperos, promotores, y la comunidad en general; sufre las consecuencias de los enfrentamiento internos del IMAC.

Me atrevo a escribir este comentario, porque las circunstancias se configuran para que en la próxima Feria del Libro de Tijuana, se cree un posible escenario en el que las fuerzas antagónicas vuelvan a repetir ciegamente el pasado enfrentamiento, pero esta vez multiplicando daños colaterales a la comunidad artística y a la ciudadanía.

Si no hay acuerdo y coordinación entre las casas, los partidos y las instituciones de los tres niveles de poder; se nos condena a vivir bajo el colapso de una institucionalidad cultural disfuncional, improvisada, y posiblemente fracasada.

Los creadores, promotores, y la comunidad en general, no nos merecemos soportar la guerra silenciosa por el poder cultural de Tijuana.

Anuncios

Un pensamiento en “¿PADECE LA COMUNIDAD DE TIJUANA, PUGNAS DE PODER EN EL IMAC?

  1. Pingback: ¿PADECE LA COMUNIDAD DE TIJUANA, PUGNAS DE PODER EN EL IMAC? | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: