VIGILAR Y PRIVACIDAD EN INTERNET


1243981051224_f

¿Qué es lo que significa vivir en un mundo sin privacidad bajo un sistema cuyos alcances son ilimitados? -Ya lo he dicho antes, somos la primera civilización inmersa en una matriz tecnológica que rastrea todo lo que se mueve y accede a sus redes. Pocos han pensado más allá porque dicen “yo no tengo nada que esconder”, no solo es absurdo el motivo, puesto que todos tenemos secretos desde un password, fantasías sexuales, hasta la procedencia y cantidad de nuestro dinero. Sin la posibilidad de mantener un secreto, la libertad es imposible. El concepto de transparencia funciona cuando se trata de instituciones públicas y privadas, porque estas atañen al interés público, ya que la sociedad se puede ver afectada por lo que se hace en “secreto”, “detrás de la pantalla”, o sencillmente no se dice. Cuando se aplica a la privacidad del individuo se mina la libertad de sustraerse de la mirada de los demás. Cuando se exhibe la vida privada de los otros, se ataca su integridad y su reputación. Por ello, en un mundo bajo la vigilancia omnividente de sistemas operados por la agencias de inteligencia; todo cruce de frontera, cualquier compra, cualquier llamada, cualquier aproximación con una torre de repetición celular, cualquier amigo que mantengas en las redes sociales, cualquier sitio que visites en Internet, o mensaje que teclees desde tu computadora, está en manos del sistema de vigilancia global. Tal vez no tengas nada que esconder, pero eso no impide que los que “saben todo de ti”, usen esa información para beneficiarse y trasformarte en producto, caso de investigación, blanco de estafa, víctima de secuestro o robo. La privacidad no se limita a nuestros “oscuros secretos”. En tiempos en que cada vez más de lo que hacemos se vuelve información que se mueve “líquidamente” por el ciberespacio y es tan valiosa para los que saben, como lo es el cobre para los ladrones de barrio; la privacidad informática debe ser repensada como los muros que separan nuestras viviendas y protegen nuestras posesiones. No se trata de nuestro status moral, sino de prevenir el ser víctimas del autoritarismo, el crimen, y de la codicia mercantilista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: