REFLEXIONES EN LA COYUNTURA DE LA CRISIS


osorio

0- Cuando el “contrato social” se transforma en “contrato leonino” por ausencia de justicia; la autoridad moral del Estado pierde vigencia ante los gobernados y solo le resta la fuerza de las armas, la tortura, y la represión para hacer frente a la violencia social que hace temblar el orden de la inequidad.

1- ¿Cómo reconocer a los “intelectuales dormidos del sistema”? -Son los que en tiempos de aparente estabilidad hacen críticas sociales, promueven la cultura, y se exhiben como paladines de la justicia y el progreso social, pero cuando revienta la crisis, guardan silencio apelando a la “objetividad”, la “calma” o sencillamente excusándose de que hay “mucha gritería”.

2- Pocos reconocen que la tolerancia de lo intolerable es la paradoja en la que la tolerancia se vuelve reaccionaria, es decir, llega un punto en que los preceptos “liberales” tienen que ser transgredidos para salir del atolladero de la tolerancia de nuestra propia explotación y esclavitud. ¿Cuándo llegamos a ese punto? -Cuando lo que más deseamos, valuamos, y protegemos, se vuelve en contra de nosotros mismos y del progreso social.

3- En momentos de inestabilidad social, más allá de las militancias y las poses sociales, emergen los verdaderos “colores políticos” de los individuos y se pone a prueba sus principios. Es sorprendente ver en lo que se transforman personas que aparentemente son “educadas”, “espirituales”, “profesionales” y “respetables”, al verlas demandando el uso de la violencia contra las mayorías que protestan contra un Estado que intenta devorarlos y defecarlos para abonar una historia de privilegios, inequidad, y violencia. Los miembros y los que aspiran a ser parte de las clases dominantes, se transforman exhibiendo su fuerza en “bestias rabiosas” que defienden sus “derechos” sobre la cadena alimenticia. Los de abajo también tienen fuerza, pero en el momento que intentan ejercerla, los de arriba apelan al “idealismo”, a los “valores”, al “orden”, a “Dios”, y condenan la violencia justa y creativa que emerge como resistencia demandando la transformación del orden y la revocación de un “contrato leonino”.

Recently Updated142

4- El monopolio de la violencia se llama Estado. El orden de la inequidad carece de autoridad moral para regir sobre el monopolio de la violencia. El poder solo tiene una dirección, más poder a base de represión, control y violencia.

5- El Estado basa su poder en el monopolio de la violencia mediante el contrato social, “Tú ciudadano confías en mi la justicia, el orden, y la fuerza” dice el Estado. Cuando el Estado abusa de sus privilegios y traiciona el contrato, el orden se transforma en violencia estructurada y la sociedad se rebelará. El Estado intentará mediante la fuerza recuperar el control, así como la sociedad se resistirá violentamente a volver a un orden injusto y explotador. No se trata de “inmoralidad” o falta de “civilidad”, es el instinto de supervivencia de dos organismos que se han transformado en enemigos: El Estado vs. la sociedad.

6- Usar la fuerza para reestablecer un orden de inequidad apelando al “Buen Fin”, es la evidencia concreta de que el orden se tambalea. Una parte de la sociedad quiere continuar como si no pasara nada hacia el “Black Friday”, “Thankgiving”, “Navidad” y “Año Nuevo”; pretendiendo que su consumo re-establecerá el orden y funcionamiento del sistema, y la otra parte sabe que la aparente “estabilidad” del sistema no depende del consumismo, sino de su fuerza bruta de trabajo, míseros salarios, y desprotección social.

7- El derrotismo es un enemigo que nace del miedo, falta de crítica y teoría. La crítica ayuda a la consciencia a no perderse en el mundo, y la teoría le dice qué hacer en medio de la confusión y la crisis.

8- Ningún filósofo tiene todas las respuestas. Ninguna corriente de pensamiento abarca la totalidad. Es absurdo que en plena transmodernidad un pensador, escritor, o maestro, se limite a una sola filosofía declarando: “soy aristotélico”, o “soy estructuralista”, o “soy kantiano”, o “soy marxista” exclusivamente. Auto negarse la herencia del pensamiento colectivo es negar que somos todos los pensadores y que sólo asumiendo todas las filosofías como “herramientas cognitivas”, podremos ayudarnos a razonar de forma inmanente la realidad, el mundo, la historia, la naturaleza, y el individuo.

Recently Updated143

Anuncios

Un pensamiento en “REFLEXIONES EN LA COYUNTURA DE LA CRISIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: