MÁS ALLÁ DEL NARCO ESTADO PSICÓPATA


CIMG1276

¿Qué pasará cuando la indignación pase? -Si una sociedad está dispuesta a bloquear, parar, marchar, corear, quemar, destruir, para manifestar su indignidad y hacer escuchar sus demandas, pero no tiene idea de lo que viene después de la euforia “revolucionaria”; de poco sirve seguir desgastándose, puesto que se agota la esperanza de éxito y el bajón es una más depresivo. Lo que ha quedado evidente es que “el Estado fue” y el estado es el gobierno. El gobierno cambia, la gente no olvida, el Estado sigue igual, pero el pathos de la indignidad se esfuma con el tiempo. Ese es el problema de basar un movimiento social en “pasiones” sin ideas, sin crítica, y sin estrategia. Si no hay nada que acompañe a la protesta y a la autodefensa, cuando se despierta al siguiente día el sueño habrá limpiado las emociones, -el sentimiento será otro-, pero las condiciones del mundo serán las mismas. El pueblo tiene una concepción idealizada y virtualizada por el adoctrinamiento educativo, por su dependencia a lo mediático/informático, y por su falta de teoría. No logra comprender profundamente que el Estado está diseñado desde su inserción para ser coercitivo, autoritario, impositivo, y policial, -es el producto del monopolio de la violencia-. Su marco jurídico y legal lo único que produce es desinstitucionalizar la injusticia social, y la democracia representativa hace que “pareciera” que no hay déspotas y tiranos, que sólo hay pobre y explotados. Ya todo es tan abstracto que no se ve la barbarie que implica un Estado, ni mucho menos que las leyes del mercado nos oprimen tanto o más. Deberíamos pasar de exigir “justicia y paz” a crear las condiciones de justicia y paz, porque es algo realista y concreto, pero con la claridad y el objetivo de deshacernos de la presencia y dependencia del Estado en nuestra vidas y comunidades. Reconociendo que el Estado es “la racionalidad de la muerte”, es “el hacer el mal burocráticamente”, y que paradójicamente al hombre le place más la irracionalidad, y por ello ha creado el Estado para que lo someta, porque “si se les deja sueltos se matan entre si”, “el hombre es el lobo del hombre”; no obstante, el Estado viola el estado natural para vivir matando, es el narco-psicópata de cuello blanco que acecha a sus ciudadanos. La gente anhela la paz y la calma, quiere volver a la “tierra de sus sueños”, pero no quiere despertar de la hipnosis del Estado, de la autoridad, leyes, poder, partidos; no cree en sí misma, no quiere trabajar en sí misma, porque idealiza una forma de ser, no admite que transmite un modelo mental virulento mediante sus relaciones y creencias (el cristianismo llama “virtud” a la impotencia y sumisión); un imperativos de conformación, un sistema de pensar, una corriente que ya no está en nadie y en todos, porque es una ideología, -la banda sonora de la sociedad-, una cultura, -la mueblería mental-, por ello “el problema del mundo somos nosotros” y paradójicamente para iniciar una transformación, “si no somos nosotros, ¿quién?”, ¿El Estado? ¿El partido? ¿El candidato? ¿La izquierda? ¿El parlamento? ¿El presidente? ¿La autoridad? -La condiciones de posibilidades están dadas, ¿las tomarás o te irás a dormir de nuevo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: