ABANDONA GRADUALMENTE EL SISTEMA


th

El hecho de que el sistema esté embebido en todas las actividades humanas, no significa que uno debería renunciar a limitar se ingerencia, control, y fiscalización de nuestras vidas. Todos hemo sido testigos de como el sistema se cierra sobre sí mismo, pone candados a los candados, retroalimenta la resistencia y la protesta para su propio benficio, demanda más requisitos que dependen de identificaciones, números de identidad, registros, facturas que igualmente retroalimentan la burocracias y maximizan el control sobre la población, que igualmente no sabe qué hacer y responde violentamente contra sí misma. No hay una solución (panacea), pero hay muchas acciones con diferentes grados de dificultad y sacrificio que permiten vivir al margen de la burocratización, y la economía de consumo y del trabajo compulsivo. Creer que liberarse del sistema es algo fácil y rápido al igual que creer que es imposible, significa engañarse y condenarse al fracaso. Es un proceso gradual que implica un “estilo de vida”; un cambio de valores, hábitos, y de programa mental. Una responsabilidad por ser autodirigido, autogestivo, autodidacta, autónomo, y automotivado. Algunas de estas acciones parecieran sencillas o inconsecuentes, pero son un principio (cuarteaduras que se vuelven grietas, fallas, abismos / semillas que dan distintos futuros): No alimentes a el sistema, no des más información de la necesaria, no seas parte del Teletón, de Un Kilo de ayuda, no te dejes engranar en el chantaje sentimental de la propaganda, ni la publicidad. Cuida tu salud (eres lo que comes), esto implica tu salud mental (eres lo que crees), desarrolla el blindaje mental (no veas TV, no escuches la radio comercial, son las formas más sugestivas de control mental). Ponte en forma, haz ejercicio, aprende defensa personal. Crece tu propia comida, compra localmente, compra por mayoreo en los mercados de abastos, evita al máximo comprar en los grandes supermercados y la comida industrializada (la conveniencia puede ser una trampa). Sé tu propio banco, lleva tus propias finanzas, planea tus gastos y ahorro, enfócate en lo básico, la vida moderna demanda mucho más de lo necesario para vivir, por ello la simplificación voluntaria es fundamental. Produce algo valioso, bello que te de identidad y autonomía creativa. Autoedúcate, aprende técnicas para vivir alternativamente como la autocuración, la creación de fuentes de energía, agua, información. El voluntarismo y el mutualismo es una cultura fundamental para restarle poder a la dependencia; despégate de la TV y organiza en tu comunidad actividades (cara a cara) de autoayuda, conferencias, juegos, clubs de deportes, arte y cultura. En general, organiza tus acciones para que gradualmente y en la medida que puedas te vayan permitiendo dejar la dependencia de la red de servicios controlados por el Estado. En caso de Estado fallido, el abstencionismo consciente en busca de proteger la democracia directa, es una herramienta de acción políticamente positiva y jurídicamente solvente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: