LA IRRESPONSABILIDAD DE VOTAR POR VOTAR


Recently Updated171

1- Los que se sienten obligados moral y políticamente a votar aunque ningún partido, candidato, y propuesta los represente; aunque saben que las elecciones tienen una larga historia de fraude; aunque reconocen que los partidos son corruptos y sus propuestas demagogia; aunque acepten que viven bajo un narco-Estado-fallido; al votar por votar se hacen responsables de sabotear la democracia. La democracia no son las elecciones, ni los partidos, ni el INE, ni el derecho al voto. La democracia es un poder que reside en el pueblo porque el ser ciudadano es un “cargo político”, y las elecciones son el mecanismo mediante el cual se delega ese poder. En caso de narco-Estado-fallido, votar por votar es darse un tiro de gracia en nombre de un “civismo” dogmático, simplista, y malentendido.

2- En caso de narco-Estado-fallido, y corrupción parlamentaria y partidaria, el abstencionismo se vuelve un acto que legitima la democracia directa desde la política ciudadana.

3- El nihilismo político se supera mediante el razonamiento: entendiendo que el “abstencionismo” es un instrumento de protesta bajo circunstancias extraordinarias y no intenta “destruir la democracia”, al contrario, porque la democracia es perfectible tolera el abstencionismo activo y consciente: conociendo las causas, las consecuencias, y ante todo que es sólo un paso y se requiere más de la sociedad civil después de las elecciones.

4- El voto no puede ser obligatorio porque implicaría coerción por parte del Estado (ser juez y parte). La democracia (porque es perfectible) contempla la abstención justificada (ausencia de representación, desfase entre clase política y gobernados, Estado falllido). La Filosofía del Derecho nos dice: la abstención es parte de la democracia porque uno tiene el “deber del voto” y el “derecho de no votar”.

5- Sacar a el PRI no es el problema verdadero. La historia demuestra que detrás de los logos, insignias, retóricas, e ideologías, los políticos son “profesionales del poder”, y el poder sólo quiere más poder. Esta ambición de poder ha creado una clase política que se disfraza de colores partidarios para mantener viva la “ilusión democrática”; para chantajearte con el “votar es tu deber”, pero jamás hablan de tu “derecho a no votar” (toda obligación implica una libertad). Votar por cualquier partido es hacerte cómplice de tu propio tirano. No votar en casos de nula representatividad, desfase entre clase política y gobernados, Estado fallido, corrupción partidaria y parlamentaria, está justificado por la Filosofía del Derecho: el abstencionismo consciente y activo es un complemento de la verdadera democracia, porque el disenso en casos excepcionales, “es la forma más alta de patriotismo” (A. Camus). No podemos sacrificar la democracia por un sistema electoral corrupto, un Estado fallido, y un gobierno criminal. La política verdadera está fuera de las instituciones, en la vida real que llevamos cada día. En tu acción directa. En tu abstención.

UTOPIANARQUIADECONSTRUCCIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: