ELECCIONES, CONTROL MENTAL Y COMPORTAMIENTO PREDICTIVO


th

La gente quiere pertenecer a un grupo a pesar de insistir de que son “individuales”, “auténticos”, “diferentes”; no soportan permanecer fuera del grupo, de la tradición, convención o corriente mayoritaria, es decir, ceden fácilmente bajo presión social su individualidad de pensamiento a pesar de saber que están en lo correcto. Este fenómeno de conducta lo podemos observar en la crisis de representación política electoral que sufre México; la gente confiesa que ningún partido llena su expectativas, que no conoce a ningún candidato como para decir algo certero sobre el, y además coincide que el Estado es fallido, narco, y criminal, y votar significa legitimarlo; no obstante, los medios han creado una campaña masiva que ha costado millones de pesos diarios al gobierno, y que poco a poco a hecho que la gente abandone sus certezas y protestas, por creencias publicitarias y propaganda. Mucho de esta “conversión” se debe a la presión social, es decir, la gente común no está dispuestas a sostener el no ser parte del grupo que sigue la línea dominante. No es que el control mental sea ejercido del Estado al ciudadano de forma directa como pudiera parecer a primera vista, sino que es de manera indirecta; los medios propagan mensajes a la población, y esta se encarga de presionar y convertir al resto de los “disidentes”; es como una epidemia, el contagio se hace en el contacto, interacción, y discusión. En lo personal, he recibido varios mensajes en los que me dicen cosas como: “Ya hay que dejarse de esto y votar”, “Creo que ya aguantamos bastante, ¿no crees que hay que unirnos?”, lo dicen como si se tratara de un juego o un capricho, y no de una decisión premeditada analíticamente con información y probabilidades. No hay un solo indicador en forma de datos, historia, y teoría, que demuestre que si no votas, “vas a quedar fuera”, “no tendrás derechos”, “serás un paria”, “romperás tu deber cívico” o que el abstencionismo consciente “no es política”, todas estas creencias son producto de una profunda adoctrinación que comienza en la familia, escuela, y se completa con la matriz mediática que ejerce el control mental teledirigido, y que tiene el conocimiento psicológico de masas a su favor (conductismo): Cuando actuamos en masa somos extremadamente predecibles, y por lo tanto sumamente controlables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: