VOTAR ES NEGOCIAR CON NARCO-TERRORISTAS.


Sin título 1 Conforme avanza la cuenta regresiva a las elecciones la gente está siendo cada vez más lavada del cerebro; los argumentos que escucho a favor de votar son los mismo, pareciera que la campaña institucional fuera una grabación que hipnotiza y hace que los ciudadanos repitan como zombies: “Si no voto ayudo al PRI”, “Si no voto estoy derrotado”, “Los que no votan son perdedores”, y no se dan cuenta que en México nunca ha habido democracia, sencillamente porque no somos un “gobierno de la gente”, sino una república, un “gobierno de leyes” (que tampoco se respetan). Los argumentos de la gente hipnotizada por la campaña mediática asumen que el resto de los partidos son “buenos” o que votar por “el menos malo de los malos” es una buena elección, sin lograr reconocer que tácitamente están negando que existe una CRISIS DE REPRESENTACIÓN, una larga historia de FRAUDE EN EL INE; que el partidismo es una partidocracia; que la clase política es una gremio de depredadores y psicópatas; que los políticos se unen y se separan sin importar el partido o la ideología de acuerdo a sus intereses que siempre son los mismos: el poder. Esta es una postura cómoda, de víctima, de impotencia, de fe, puesto que rehúsa implementar la inteligencia y el razonamiento para responder a preguntas tan sencillas como, ¿Crees que alguien te representa en el congreso? ¿Crees en las promesas de campaña de políticos sedientos de poder? ¿Votas por culpa, votas por vergüenza, votas para sentirme bien, por ser un “ciudadano ejemplar”, por el qué dirán, por no sentirte sólo? Y si piensas en el pueblo, ¿Por qué no piensas en apoyar a los que piden no seguir la ruta de las elecciones, que son los que están poniendo su vida en la trinchera de la lucha de clases? -Si te dices “Soy progresista porque quiero un cambio”, ¿Por qué repites la misma jugada? ¿Por qué haces lo que los medios y su propaganda te dicen, y no lo que tu consciencia te dicta (las elecciones son una farsa)? -En toda democracia, el único voto que tiene un valor verdadero, -es el voto de consciencia-, entonces, ¿Cómo es que elegir no votar por consciencia política en un momento de crisis de representación y fraude electoral, es una “derrota”? No votar es desobediencia civil. No votar es disidencia. La disidencia en crisis representativa, es la forma más elevada de consciencia política. uyEL FUTURO ES NUESTRO PRESENTACION IABSTENCIONISMOABSTENCIONISMOuuABSTENCIONISMOmgi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: