¿Por qué luchar por el petróleo, si podemos luchar por una vida más allá de la gasolina?


cropped-carleton-wind-turbine-21

—¿Por qué no crees en los movimientos de protesta contra el precio de la gasolina y el agua?
—Porque luchamos por lo mínimo y cada vez es menos. Porque los problemas que vivimos como sociedad requieren de soluciones radicales, no de componendas, ni dádivas. Porque debemos luchar por algo más que los valores de la sobrevivencia. Se gasta la misma energía y tiempo saliendo a protestar por el costo de la vida, cuando deberíamos protestar por cambiar nuestras formas de vida, es decir, por iniciar la transición a otro tipo de energías renovables y sostenibles. El problema del petróleo no tendría sentido si los carros se movieran con “la gasolina producida de basura” mediante la técnica que inventó un mexicano (El Güero Bombas).

s4s4d-jpg_594723958

Se requiere una nueva cultura, un nuevo programa mental, porque el problema de la gasolina no es “político”, es un problema “técnico”, mientras la mentalidad del consumidor no cambie su vida seguirá dependiendo de los precios internacionales del petróleo y del discurso nacionalista. Mensualmente veo en el Internet nuevos inventos para capturar y purificar agua en casa, para desalinizar el agua de mar, para utilizar su oleaje y generar energía eléctrica, etc.

El problema central es mental, la mayoría de la gente sigue adicta al sistema industrial capitalista, no puede imaginarse viviendo sin competencias, sin dinero, sin gasolina, sin trabajos alienados, sin explotar y sin joder a los demás con trabajos forzados y estafas. La mezcla del liberalismo y el capitalismo ha creado esta forma de vida en la que la manipulación, el engaño, la falsedad y la traición son los valores de su virtud. Esta condición genera una forma de vida muy parecida al estado de guerra latente en la que el petróleo y el agua son el sustantivo de lucha. Y responde a la mentalidad de la “escasez” adoctrinada mediante la “oferta y la demanda” de Adam Smith, no obstante, el mundo desperdicia tanto como para que todo fuera gratuito. Hemos entrado a la era post liberal y post nuevo orden mundial que rápidamente se transforma en el fascismo fundamentalista global, donde la resistencia tiene que ser contra una forma de vida que se debe aceptar como “adictiva” y basada en los excesos y el desperdicio, de otra manera salir a protestar se vuelve reaccionario, compulsivo, “tengo que hacer algo, mínimo protestar”, cuando en realidad se podría hacer tanto día a día, cada uno, los individuos, puesto que se vive de crisis en crisis sin reconocer que se vive en un círculo vicioso llamado “estilo de vida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: