NEOFASCISMO USA


En la frontera (Tijuana), nos vemos en esta situación de intolerancia y aislamiento respecto a la administración Trump, pero no comprendemos que el nacionalismo como ideología contiene las semillas del centralismo, autoritarismo, racismo, segregación, y particuarmente en el terreno del capitalismo (de “la explotación del hombre por el hombre” y la “plusvalía”), el nacionalismo capitalista industrial dio a luz el FASCISMO en la primera mitad del siglo XX. —El fascismo no es el nazismo, ni son sinónimos—. El nazismo es una ideología política estructurada coherentemente alrededor de objetivos y procedimientos lógicos, seguiendo la aplicación de la ciencia, la tecnología, la sociología y el misticismo, con el propósito de crear una “nueva civilización” con base al conflicto mundial. El fascismo es una “revolución fracasada”, es la alianza entre la aristocracia con los grandes industriales y la religión para convertirse en una Plutocracia sostenida por policías, servicios de inteligencia y el ejército. No hay ideología, solo intereses. El dinero es su base teórica, un collage improvisado de ideas add hominem, un discurso sin coherencia interna; ‘al hombre lo que quiera escuchar’, por ello, Trump dice una cosas y al siguiente aliento se contradice. El fascista no tiene coherencia ideológica, se deja llevar por sus intereses y pulsaciones primitivas (“La muerte hace justicia”, “Yo no soy un hombre, soy un pueblo”). A cada grupo le dice lo que este quiere escuchar, y a todos los pone contra otros bajo su programa autoritario (“Creeré, obedeceré, combatiré”). Trump no es nazi, es un ególatra narcisista que como Mussolini alimenta su poder exacerbando el nacionalismo sobre el odio en la gente más desesperada. Trump es el producto ‘negativo’ del imperialismo neoliberal, el neofascismo, la venganza del Destino Manifiesto a su propia gente, —la pus de la posmodernidad neoliberal para el globo—. En 1988 me tocó leer el libro “Friendly Fascism” (Fascismo Amistoso, 1980) de Bertram Gross (científico social estadounidense, burócrata federal y profesor de ciencias políticas en Hunter College), donde anticipa con todo detalle el surgimiento del neofascismo en Estado Unidos. Esta es una lectura obligada para quien desee conocer desde cuándo está implantado el fascismo en los Estados Unidos, y donde podrá descubrir sus raíces en la solidificación del Complejo Industrial Militar norteamericano que surge a partir de la Segunda Guerra Mundial al absorver el modelo, conocimiento y la fuerza intelectual de alemana nazi (Project Paperclip). Hillary Clinton fue la representante no solo de Wall Street, sino del Complejo Industrial Militar, entonces me pregunto una vez más ¿qué es la democracia representativa, las elecciones, los partidos, los políticos? ¿será como dice el Duque en la película de Pasolini Los 120 días de Saló, “los fascistas representamos la verdadera fuerza anarquista sobre la Tierra”? ¿por qué? La respuesta la puedes encontrar en el libro de Bertram Gross, donde el autor demuestra cómo la agenda fascista se desarrolla tan “naturalmente” como el autoritarismo en sociedades democráticas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: